SANGRA GOBIERNO DE “LA MOMIA” PANISTA MOTOSICARIOS CORRETEAN A 3 CARNICEROS Y TRAS ALCANZARLOS LOS MASACRAN A TIROS

Por GABRIEL RODRIGUEZ

NAUCALPAN, Méx.- Angélica Moya Marín, alías “La Momia” y su comisario Pablo Francisco Rosas Olmos, alías “Pancho Voraz”, no tienen idea de cómo contener el frenesí de masacres que se ha desatado en “La Ciudad Criminal del Siglo XXI”; en lo que va del gobierno de la alcaldes “pan-adera” Naucalpan está saturado de infinidad de cárteles que no cesan en la disputa de la “plaza” por la venta y distribución de la droga.
“Plaza” donde también los grupos criminales llevan a cabo, sin que nadie lo evite o los moleste, ejecuciones y secuestros de comerciantes, empresarios, estudiantes y profesionistas, delitos que permiten a los sicarios darse la “gran vida”, tras cobrar fuertes cantidades de dinero, ya sea por extorsión o por secuestro, ilícitos que son consideradas empresas criminales y las cuales generan a los integrantes de éstas millonadas de dinero, comentan fuentes allegadas al cabildo y a la Presidencia Municipal de Naucalpan, tras exigir el inapelable anonimato.

MASACRAN A 3 TABLAJEROS
En días pasados el gobierno de “La Momia”, Angélica Moya Martín fue objeto de atroz “baño de sangre”, luego que dos pistoleros pertenecientes a una de las tantas organizaciones criminales (que operan con entera libertad) a bordo de una motocicleta corretearon a tres trabajadores de la carnicería con razón social “El Toro Prieto”, ubicada en la Avenida Uxquilucan, esquina con Capulín, colonia Benito Juárez, municipio de Naucalpan.
Fue hasta la calle de Sierra Hermosa y Sierra Oaxaca, hasta donde los moto-sicarios dieron alcance a los tres tablajeros que corrían despavoridos para evitar ser masacrados a balazos.
Cuando los moto-sicarios tuvieron a corta distancia a sus asustadizas víctimas les disparaban sin piedad en múltiples ocasiones.
Uno de los ahora occisos no identificado y de 45 años de edad aproximadamente era el dueño de la carnicería “El Toro Prieto”. En tanto uno de sus trabajadores también asesinado se le conoció con el mote de “El Suadero”; el otro empleado del negocio de venta de carne, hasta ese momento no había sido identificado, ni por su nombre y ni por un alías.
Versiones de las autoridades ministeriales, entre los posibles móviles de la masacre, está la extorsión a la que posiblemente se negó a pagar a los sicarios el propietario del negocio “El Toro Prieto” que le dejaba excelentes ganancias, y de quien se dijo que días antes había sido objeto de amenazas de muerte ante la negativa de cubrir la cuota la estafa.
Amigos del dueño de “El Toro Prieto”, comentaron a las autoridades ministeriales, que éste ya estaba harto de ser víctima de la delincuencia, motiro que lo orilló a que éste portara una arma de fuego, pistola que llegó a utilizar en una ocasión para defenderse y evitar el robo al interior de su carnicería.
Esta masacre como muchas otras seguramente quedarán impunes, más cuando los autores materiales sean integrantes de una de las organizaciones criminales que opera en Naucalpan, ante la complacencia e indiferencia del corrupto gobierno de la alcaldesa “pana-dera”, Angélica Moya Marín, alias “La Momia”.
Misma que por su edad e ineptitud debe pensar en abandonar el “barco” porque éste sigue hundiéndose en aguas residuales llevando como pesada carga a funcionarios y policías “ratotas”, varios de los cuales mantienen vínculos con cárteles de la droga, entre los que figuran “El-20” o la “Unión Tepito”, “Cártel Jalisco Nueva Generación”, “Cartel Nuevo Imperio”, y muchos otros más.