TECAMAC VIOLENTO SE TIÑE DE COLOR CARMESI; EJECUTAN A TIROS A MADRE E HIJA EN SU DOMICILIO

POR GABRIEL RODRIGUEZ

TECAMAC, Méx.- Tecámac se disputa los primeros lugares entre los municipios más violentos del Estado de México, en lo que concierne a los dantescos feminicidios, registrados en los últimos días en la región denominada: “En la Boca de Piedra”.
En días pasados, un grupo de sicarios armados con pistolas de grueso calibre, irrumpieron violentamente en el domicilio, ubicado en la calle 20 de la esquina Circuito 45, del sector 45, Fraccionamiento Los Héroes, Sexta Sección, municipio de Tecámac.
En el inmueble se hallaban dos mujeres que fueron identificadas como madre e hija, de nombres Jessica Ortiz y Anabel Morales Ortiz de 45 y 24 años de edad, respectivamente.
Ambas al parecer se encontraban en la sala-comedor, cuando se percataron de la presencia del grupo de gatilleros, que sin mediar palabra alguna llevaban la ejecución a mansalva de madre e hija.
La cantidad de disparos que recibieron a quemarropa madre e hija, provocó que sus cuerpos quedar uno sobre otro, entre un mar de sangre. Supuestamente las féminas fueron objeto del tiro de gracia.
Cometido el doble feminicidio, que quizás se debió a un ajuste de cuentas de parte del crimen organizado, los sicarios, posiblemente, autores materiales de los aterradores sucesos optaron por la fuga con rumbo desconocido.
Fue el vecindario, que tras escuchar una serie de detonaciones, después de que los gatilleros entraran a la casa de madre e hija, llamó a la policía para que conociera qué había ocurrido con la señora Jessica y de la señorita Anabel.
Los representantes de la ley de la localidad arribaron a la escena de los hechos percatándose que dos mujeres dentro de su domicilio habían sido ejecutadas a balazos en la cabeza y cuyos cadáveres se hallaban en el piso, uno sobre el otro.
Por conducto de uno de los familiares, que se encargó de identificar a las ahora occisas, agentes de la Policía de Investigación conocieron del asesinato de hace un mes de un joven, hijo de su media hermana, indicios que llevaron a penawr a los detectives que la muerte de madre e hija posiblemente pudiera estar relacionada en el bajo mundo de las drogas.
Ello se podrá establecer, señalaron fuentes allegadas a la fiscalía mexiquense a través de las investigaciones, pero este último “punto” pudiera ser vital para que la PDI identifique a los autores materiales y establecer el móvil de los tres crímenes que arriba se hicieron alusión.
Serán elementos adscritos a la Fiscalía para la Atención a la Violencia de Género, quienes tendrán la responsabilidad, por instrucciones y por sus “genitales” del fiscal general, JOSE LUIS CERVANTES MARTINEZ, de aclarar lo más pronto posible los dantescos feminicidios de Jessica Ortiz y Anabel Morales Ortiz, de 45 y 24 años de edad, respectivamente, y el homicidio de otro de sus familiares, ocurrido, aproximadamente, hace un mes.

ATENCO
El feminicidio de una desconocida “pone de cabeza” y exhibe por enésima ocasión de inepta a la escoria con razón social “FGJEM”, institución que a través de sus fiscalías especializadas ha resultado un fracaso latente en el esclarecimiento de crímenes originadas por la violencia de género.
Flagelo antisocial que sigue cobrando vidas de un sinnúmero de mujeres, feminicidios que por lo regular van a parar al baúl de la impunidad de la carroñera Fiscalía General de Justicia del Estado de México, a pesar de que, hoy día, la dependencia cuenta con un sagaz, astuto y nuevo “sabueso” en las lides de la impartición y procuración de la justicia, como lo es JOSE LUIS CERVANTES MARTINEZ.
Pero volviendo al asesinato de una mujer, de aproximadamente 33 años, cadáver de ésta fue localizado entre unos matorrales cercanos a su domicilio, ubicado en el cruce de las calles de Venustiano Carranza y Miguel Hidalgo, colonia El Saladito, municipio de Atenco.
La fémina, según la policía, mostraba algunos golpes contusos en la mayor parte de la cabeza, que se suponen que fueron la causa del deceso de la joven mujer.
Este brutal feminicidio es uno de los tantos que van camino a la impunidad ante una inepta y holgazana Fiscalía General de Justicia del Estado de México, donde, tal parece, que su líder no ha puesto orden y control en las filas de la PDI, corporación que está perdida y vuelta una “cabra loca” en el inició de las pesquisas que los lleven a resolver el crimen de la fémina.