JOSE LUIS CERVANTES MARTINEZ NI CON AGUA, JABON Y SOSA, PODRA “LIMPIAR” “EL CHIQUERO” QUE LE HEREDO GOMEZ SANCHEZ

Por GABRIEL RODRIGUEZ

TOLUCA, Méx.- Fuentes allegadas a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, que exigieron el inapelable anonimato, fueron contundentes y directas al señalar:
“El nuevo fiscal de la FGJEM, debe de apurarse a efectuar la “limpia” hasta el “tuétano” de la dependencia que está invadida de basura y mugre por funcionarios de “cuello blanco” y altos y medios mandos de la Policía de Investigación con antifaz que han convertido a la institución en el más grande caga… del Estado de México”.
“Esa “limpia” del caga… que le heredó, no el malo, sino el peor de los fiscales estatales, como lo fue el otrora, triste, y célebre “Señor de loa Puercos””, Alejandro Jaime Gómez, a su relevó José Luis Cervantes Martínez, obliga a éste a verse presionado a “asear” o sacar toda la basura y mugre compuesta por funcionarios de cuello blanco y agentes de la Policía de Investigación que forman parte de la nada honorable y menos intachable fiscalía mexiquense”.
“No hay, ni existen dentro de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, fiscalías especializadas, fiscalías regionales y mucho menos altos y medios mandos de la PDI limpios y mucho menos honrados; esta muchedumbre de servidores públicos están poseídos por el “demonio de la corrupción”.
“Este fenómeno antisocial carcome (al igual que su fiel aliada: la impunidad) con verdadero ahínco y singular alegría mexiquense los muros de la carroñera FGJEM”.
“Es por ello, que la “purificación” de la fiscalía estatal está a la vuelta de la esquina, que si se sigue tardando en “asear” la “Casa del Señor de la Justicia”, José Luis Cervantes Martínez, dejará entrever, que el “chiquero” solo cambió de “marrano” y por ende seguirá en el lodo”, precisaron las fuentes allegadas a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México”, que no dejaron de exigir el inapelable anonimato.
Las fuentes puntualizaron:
“Fiscalías como son la de Investigación de Recuperación de Vehículos Robados, la Fiscalía de Homicidios, la Unidad de Mandamientos Judiciales (o de Aprehensiones), la Fiscalía Central para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género, Fiscalía Especializada de Secuestro, Coordinación General de Investigación y Análisis y la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción en el Estado de México, entre otras, hasta al momento han resultado una verdadera manada de “Elefantes Blancos” que solo ven, cada quien, por sus intereses personales o de grupo. Este grupo de paquidermos de la justicia resultaron simples y corrientes “floreros” de la escoria con razón social: FGJEM”.
“Estas y muchas áreas importantes de la fiscalía mexiquense, desde su creación se vieron contaminadas por el “virus” o cáncer de la corrupción, enfermedad que es un requisito indispensable que padecer para poder engrosar las tribus de la perversidad que hoy día son parte fundamental de la estructura de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México”.
“Esperamos que el hoy titular de la FGJEM, José Luis Cervantes Martínez, no nos dé atolito con dedo o, dado a que ya tiene el diagnóstico preciso para reestructurar la FGJEM encargada de procurar la justicia”.
“Ojalá que el nuevo dueño de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México no resulte un “Pinocho”, mentiroso y cínico como su antecesor, el ex “Señor de los Puercos”, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, cuy trabajo al frente de la dependencia fue denigrante y sucio”.
Como fue el dominio de la opinión pública, José Luis Cervantes Martínez (hijo del general Enrique Cervantes Aguirre, quien fue Secretario de la Defensa Nacional, durante el mandato de Ernesto Cedillo Ponce de León como Presidente de México) aseguró a los legisladores de MORENA, estar decidido a demostrar que no será un “fiscal carnal” ni tapadera de la impunidad y corrupción del gobierno priísta del Estado de México,
Cervantes Martínez reconoció que el tema de la corrupción es el principal problema en la institución; que hay fallas en toda las áreas de la fiscalía, pero son perfectibles y enfatizó que habrá cambios para mejor y no simulación de quitar y poner.
El nuevo abogado del pueblo mexiquense, fue claro al dejar en claro que: “no se puede olvidar que los anteriores fiscales, todos, igual hablaron bien bonito, ofrecieron y prometieron mejorar la procuración de la justicia, pero todo quedó en peor: fabricación de delincuentes y una corrupción en todos los rincones de la institución. Hoy inicia una nueva etapa, con los mismos ofrecimientos de poner a la Fiscalía del lado de la gente”.
Sobre la “limpia” a fondo que requiere la FGJEM, a su cargo, Cervantes Martínez reconoció: “Por supuesto un fiscal trae a su equipo de trabajo, eso es normal, una cosa quién está y quien a lo mejor no me acompaña, por supuesto quien va a llegar, en ese proceso me encuentro… por supuesto va haber cambios”.