FUGA DE INFORMACION CAUSA DE LA EMBOSCADA DE “LFM” A FISCAL Y “PEJOTAS” DEJA 2 MUERTOS Y 8 HERIDOS

Por GABRIEL RODRIGUEZ

TECAXTITLAN, Méx.- La fuga de información que sale de los hocicos de desleales fiscales y altos mandos de la “Torre de Marfil”, es decir, del interior de la carroñera FGJEM y que llega a oídos del narco, le es útil y vital a los sicarios y líderes de la organización criminal denominada “La Familia Michoacana”, que les permite conocer hora y lugar por donde policías ministeriales, estatales y de las fuerzas federales llevarán a cabo sus operativos y así poder planear y ejecutar “puntualmente” las emboscadas y masacres contra los “hombres del gobierno”. Hay que acabar con los “halcones que trabajan como fiscales y altos y medios mandos que sirven de “informantes” o están al servicio de “LFM”, revelaron fuentes allegadas a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, que tras revelar lo antes descrito, y exigir el inapelable anonimato añadieron:
“La FGJEM, cuenta con áreas consideradas de Inteligencia, mismas que cuentan con el equipo sofisticado para un trabajo de tal índole y magnitud, que para estas alturas la dependencia ya tuviera ubicados a los principales líder de “LFM”, como son el caso de los conocidos con los motes de ”El Barbas”, “La Macrina” y “El Fierros”, pero los compromisos, acuerdos o pactos personales o de grupo, han hecho a la FGJEM recular en su intención de llevar a efecto la ubicación y captura de este trío de narcos que con sus “huestes” han efectuado las más sangrientas emboscadas seguidas de matanzas de policías del Estado de México”.

EMBOSCADA Y MASACRE
Por la tarde del Jueves 4 de Noviembre de 2021, un convoy conformado por varios vehículos oficiales de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, en los cuales viajaba el Fiscal Regional de Ixtapan de la Sal, Mario Fragoso Quiroz, y cerca de una decena de agentes de la Policía de Investigación y quienes realizaban acciones operativas en la zona, en la búsqueda de identificar puntos de vigilancia y casas de seguridad del grupño delictivo, cuando fueron atacados por un nutrido grupo de hombres armados con fusiles de alto poder.
La emboscada estaba hecha y tras ésta vino la masacre contra el fiscal y agentes ministeriales. Una “lluvia” de balas caía sobre los representantes de la ley.
Uno de los ministeriales atacados, lograba por vía celular solicitar apoyo. En el mensaje se lograba escuchar desesperadamente a uno de los ministeriales que gritaba: “De Texcaltitlan un dos, un dos, en Las Cabañas de Texcaltitlán, en putiza; hay compañeros heridos, muévanse, el fiscal igual un dos”.
El lugar donde se había dado la emboscada y masacre de agentes de la PDI, era sobre la carretera La Puerta-Coatepec, en la comunidad Ojo de Agua, municipio de Texcaltitlán.
Los agentes de la Policía de Investigación para entonces abrían fuego contra el comando armado. En la nutrida balacera caían muertos dos agentes de la PDI, identificados con los nombres de Germán Urbina Velázquez y Pedro Martínez Quezada.
El resto de los lesionados, durante el enfrentamiento, fueron identificados como Mario Fragoso Quiroz, Fiscal Regional de Ixtapan de la Sal, en tanto los ministeriales heridos responden a los nombres de Alejandro Martínez López, José Luis Sotelo García, Miguel Mendoza Mendoza, Daniel Alvarado Alvarado, Aureliano Castillo Valdés, Eduardo Licona Hernández y César Villamares Lino. Entre éstos últimos hay uno cuyo estado de salud es delicado.
Cabe destacar que tras la balacera protagonizada por los ministeriales y sicarios de “La Familia Michoacana”, uno de éstos últimos resultó murió al ser alcanzado por los disparos de los representantes sociales cuando intentó darse a la fuga en una camioneta. Finalmente a esta persona traía consigo aparatos de comunicación. El hoy occiso resultaba ser nada menos que el jefe en funciones de halconeo para “LFM”.