GOBIERNO, POLITICOS Y POLICIA “EL ENEMIGO PUBLICO NUMERO UNO” VS QUIENES EJERCEN EL PERIODISMO

Por GABRIEL RODRIGUEZ

TOLUCA, Méx.- La violencia y crimen organizado carcomen las entrañas del gobierno del Alfredo del Mazo Maza y lo hunden aún más en el profundo pozo de la inmunidad, impunidad, corrupción e ineptitud, situación que ha desatado en el Estado de México delitos como el secuestro exprés, ataques funestos, graves agresiones, robos y amenazas de muerte contra quienes ejercen un verdadero periodismo profesional en la radio, televisión y prensa escrita, donde en varios de éstos medios, no se da la censura y mucho menos la mordaza oficial.
Caso concreto fue el vivido la semana pasada por la que era corresponsal del Estado de México para el periódico El Heraldo de México y hoy colaboradora para la revista Proceso, Teresa Montaño Delgado, a manos de un grupo de sujetos armados que la interceptaron a las afueras de una tienda de conveniencia, localizada en uno de los suburbios del municipio de Zinacantepec, cuando se disponía abordar su automóvil, tipo Chevy.
Los hampones, que parecieran haber estudiado cuidadosamente los movimientos de la periodista mexiquense, la despojaron de las llaves de su vehículo, a bordo del cual inmediatamente la llevaron a un cajero automático para vaciar su tarjeta de crédito.
Concluida la operación criminal, los delincuentes posteriormente condujeron a la comunicadora a su domicilio, al cual entraron de manera violenta y donde mantuvieron cautiva que durante horas, sufriendo cruel encierro.
Los secuestradores, acto seguido, se dispusieron a apoderarse de archivos que contenían celosamente investigaciones periodísticas. Obtenido el deseado botín periodístico los malhechores escapaban.
La reacción fue inmediata.
Numerosos políticos de diferentes partidos, periodistas, columnistas e instituciones, entre ellas, El Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, reprobaron el ataque sufrido por Montaño Delgado, para enseguida hacer un llamado enérgico al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, a fin de que se lleve una investigación puntual, que lleve a la pronta captura de los secuestradores exprés.
Informes de algunos agentes de la Policía de Investigación (que exigieron el inapelable anonimato) cercanos a las pesquisas en el caso, según sus hipótesis, el objetivo de los delincuentes era meterle un “buen susto”, secuestrándola, fingiendo el robo y las amenazas de muerte contra la periodista para apoderase de sus archivos personales que contenían información muy valiosa que podría involucrar a políticos corruptos de alguno de los partidos o bien de otros que formen parte de las huestes de Alfredo del Mazo Maza.
Agregaron los investigadores de la PDI: “Por lo regular todo periodista incómodo, está en la “mira” del gobierno, de políticos, policías y mafiosos ligados al crimen organizado. Estos son conjuntamente los que representan el principal “Enemigo Público Número Uno” contra la Libertad de Prensa y Derecho a la Información”.
“Esperemos que no nos obliguen ni nos ordenen capturar a chivos expiatorios que paguen los platos rotos y así apagar el fuego en torno al delicado caso de la periodista mexiquense, Teresa Montaño Delgado, que levantó ámpula entre los medios, radiofónicos, televisivos e impresos y sobre todo en las redes sociales”.
“El gobernador Alfredo del Mazo, recurrirá de manera obligada a su fiel aliado ejecutor y “brazo derecho”, el fiscal general de Justicia, Alejandro Gómez Sánchez, para que a como dé lugar tenga lo más pronto posible en sus manos a los autores del ataque contra la periodista Teresa Montaño Delgado, a los cuales les interesaba robar a la comunicadora sus archivos conformados por investigaciones sumamente valiosas para la colaboradora de la revista Proceso, por lo que no tenemos duda que el caso de Montaño Delgado, haya sido por encargo”, finalmente comentaron los detectives de la PDI de la FGJEM.