DEL MAZO Y GOMEZ SANCHEZ SIMPLONES DE LA JUSTICIA

José Santos Navarro

Tras afirmar que “la Justicia no se negocia”, la periodista Tere Montaño teme por su vida, tras el asalto, robo y amenazas de muerte de que fue víctima el pasado viernes 13 de agosto, mientras que el gobernador Alfredo del Mazo Maza y su fiscal general, comandante de la Policía de Investigación, con el peor de los cinismos, afirmó que el delito del que fue objeto la periodista, “no tiene que ver con su profesión”.
El pueblo mexiquense sabe que el gobernador Alfredo del Mazo Maza, el de la mano débil y su equipo encargado de garantizar la seguridad y el patrimonio de su población, no han dado resultados en los cuatro años de gobierno que llevan. El fiscal Alejandro Gómez Sánchez y el titular de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM), Rodrigo Martínez-Celis, han resultado cómplices de la delincuencia.
Tras el artero y violento asalto y robo a la periodista Montaño, quien tuvo el valor de denunciar el delito, topó con ese enorme muro de ineficiencia que hace ver ridícula e ineficaz a la procuración de Justicia en el Estado de México, donde cualquier denuncia ciudadana en materia de delitos de robo, pasan a la “congeladora” al carpetazo porque en la vida real, no existe la INVESTIGACIÓN de estos delitos perpetrados en contra de la ciudadanía, por lo cual, la gran mayoría de estos delitos no son denunciados ante el ministerio público, donde empieza el gran muro de la complicidad y protección para los delincuentes.

ERNESTO NEMER
“Tuve un gatillo frente a mí y sentí el terror de que fuera pulsado en cualquier segundo. Sentí en el aire, en la oscuridad y en cada poro la soledad profunda de las víctimas de este país. Tres horas de abandono absoluto a la voluntad de personas profundamente dañadas”, narró.
Pese a esta situación que vivió la periodista Tere Montaño quien fue amenazad de muerte si denunciaba el secuestro exprés de que fue víctima, al respecto el secretario de Gobierno, Ernesto Nemer, salió con otra vacilada. Sacó del libro de los discursos las frases de siempre: “La periodista secuestrada ya recibió el acompañamiento, asesoría y protección del Fiscal General y del secretario de Seguridad Estatal”.
“Es un tema que preocupa mucho al gobernador Del Mazo de ella y de cualquier otra persona, de cualquier otra mexiquense y por supuesto que a partir de ese momento tiene el acompañamiento y la asesoría tanto del secretario de seguridad, tanto del fiscal, se levantó ya la carpeta de investigación, ya se está integrando utilizando todo para encontrar a los responsables y sancionar a quien haya cometido este ilícito”, precisó en entrevista.
Ante la presión de periodistas y la exigencia de la víctima de que se haga justicia, Nemer cambió el discurso y apuntóque en este caso la autoridad que investiga ya tiene alguna información y dijo estar seguro de que la fiscalía entregará rápido buenas cuentas porque es un tema que preocupa a todos, pero, volvió al discurso de siempre al afirmar que hay avances en torno al combate a la delincuencia en la entidad mexiquense, lo que se tradujo en la disminución en el secuestro, el robo en casa-habitación y el robo en transporte público.

BARRANCO…
Por su parte el sociólogo y columnista del periódico Milenio, Bernardo Barranco, reprobó el secuestro, sometimiento brutal y despojo artero de bienes que fue objeto la periodista Tere Montaño. No descartó que el delito huele a robo enmascarado por la sustracción de archivos, agendas, laptops y fichas de investigaciones.
Por cierto, dijo que México encabeza las cifras de periodistas asesinados en América Latina. “La libertad de prensa vive el acoso en una atmósfera polarizada y peor aún, se registra un deterioro que afecta directamente a las mujeres”.
Y al contrario de Ernesto Nemer -el títere preferido del gobernador Alfredo del Mazo-, Barranco sacó otros datos y otros números: “Comunicación e información de la Mujer, A.C. (CIMAC), denunció que, durante el año 2020, documentó 251 casos de violencia contra mujeres periodistas en México. El aumento de agresiones a mujeres periodistas fue de 53% de 2019 a 2020, es decir, cada 34 horas una periodista es agredida por realizar su labor informativa”.
Lamentablemente para el gobernante tampoco. En contexto, hay que decir que Tere Montaño es una periodista forjada. Lleva muchos años ejerciendo un periodismo crítico frente a los abusos del poder. No es una improvisada, ha sido reportera en 8 Columnas, El Manifiesto, El Universal, el Heraldo y la revista Proceso.
Ha sido despedida de importantes medios presumiblemente por sus piezas periodísticas que denuncian atropellos, corrupción e impunidad gubernamental. Teresa Montaño tiene una sólida formación académica. En la Facultad de Ciencia Políticas de la UNAM cursó Comunicación e hizo una especialidad en la Escuela Carlos Septién García. En 2015, recibió la presea Estado de México de periodismo e información.
Defender a Tere Montaño es proteger a todos los periodistas y en general a los ciudadanos. No debemos tolerar la violencia, sostuvo Bernardo Barranco en su columna.

TERE MONTAÑO
La periodista mexiquense Teresa Montaño refirió que ha vivido las horas más oscuras de su vida, durante las cuales pensó que moriría, e incluso llegó a despedirse, pues fue amenazada con un arma y durante tres horas estuvo a voluntad de sus captores.
“He vivido las horas más obscuras de mi vida, pensé que moriría, me despedí por si acaso, dí las gracias al Señor por la vida que me regaló y puse el futuro de mis hijos a su cuidado.
“Tuve un gatillo frente a mí y sentí el terror de que fuera pulsado en cualquier segundo. Sentí en el aire, en la oscuridad y en cada poro la soledad profunda de las víctimas de este país. Tres horas de abandono absoluto a la voluntad de personas profundamente dañadas”, narró.
Perdió parte del patrimonio que construyó durante 30 años, entre otras cosas: su vehículo, su computadora, su celular, dinero, pero también parte de sus archivos, entrevistas, documentos, y al menos dos investigaciones en marcha; así como trabajos documentados y publicados.
Denunció que fue amenazada, por quienes la secuestraron y le robaron, de que volverían si denunciaba; aún así, ella presentó la denuncia; por lo cual ahora teme por su seguridad.