NAUCALPAN, DE JOYA DE LA CORONA A BARATIJA: SIN LUZ, SIN DINERO Y SIN…

Por José Santos Navarro

Naucalpan, el que fuera un municipio ejemplar en sus finanzas, industrial, pujante y progresista, se convirtió en cueva de ladrones, plaza del narco, albergue del crimen organizado, botín político del PAN, PRI y Morena, quienes lo gobernaron en los últimos treinta años y lo dejan prácticamente en ruinas.
Naucalpan es claro ejemplo de la política en México, en el estado de México, de cómo un gobierno se sometió, primero a las pandillas de los partidos políticos, quienes –hombres y mujeres- encontraron en la política un modus vivendi muy lucrativo. Se despacharon con la cuchara grande con los permisos de urbanización, comercio, industria y todo tipo de negocios. El Suteym también alcanzó “pastel”.
Durante los gobiernos panistas y priístas Naucalpan se echó a perder. Entro el crimen organizado. Fue escondite de secuestradores y peligrosos delincuentes, con el paso de los años y ante la impunidad y corrupción se convirtió en tierra fértil para el crimen organizado. Llegó el narcotráfico y Naucalpan se convirtió por primera vez de Joya de la Corona a Plaza del Narco, prácticamente el municipio se convirtió en el “ombligo” del trasiego, distribución, venta y consumo de todo tipo de drogas. Hasta hoy.
Su actual alcaldesa Patricia Durán Reveles, no puede negar ni ocultar su corazón panista, su color es el azul. Su familia, muchos de ellos, panistas de cepa gobernaron Naucalpan y se repartieron el botín con los priístas durante varios trienios. La Joya de la Corona poco a poco se transformó en baratija de hoja de lata. Delincuencia, crimen organizado y partidos políticos saquearon y dejaron en ruinas uno de los municipios más prósperos e industrializado que generaban riqueza y empleo.
Pero, hoy en 2021 Naucalpan no es ni sombra de lo que fue. Patricia Durán ganó la alcaldía con Morena, pero, ahora su mal gobierno o quizá negoció con el PAN, perder la plaza y dejarla en manos de panistas y no, de otro más de Morena. La política es sucia y así se juega.
Naucalpan está desahuciado. El próximo año será gobernador por el PAN, PRI y PRD, entre los tres, en pandilla porque por sí solitos con su candidato individual, hubiesen perdido la plaza. La ganaron y ahora, comienzan a salir todos los detalles, los golpes que le asestaron los gobiernos anteriores que Patricia Durán no denunció porque fueron sus familiares panistas y amigos priístas quienes cometieron tremendo saqueo. Se quedó callada y perdió de manera voluntaria. Hoy toda esa suciedad sale a flote y, por ello, es que Naucalpan no tiene un peso en caja.
Sus deudas son múltiples, por lo pronto, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cortó la luz al municipio por falta de pago, por no estar al corriente, práctica muy común con la que, gobiernos federales utilizan para cobrar afrentas personales o de partido, como sería en este caso. Es increíble que el gobierno de Naucalpan exhorte, invite a su población a cumplir con sus obligaciones y pague sus impuestos y servicios, cuando, la autoridad municipal tampoco lo hace.
Fue la propia CFE quien informó que en esta caso se trata de un adeudo histórico que rebasa los 30 millones de pesos. Anselmo García Cruz, regidor independiente, dijo que es la tercera ocasión que CFE interrumpe el suministro, aunque dijo que cuentan con una planta alterna de energía.
Expuso que la alcaldía no ha informado a regidores sobre el estado financiero que enfrenta la administración pública municipal, y tampoco se sabe con claridad a cuánto asciende el adeudo con CFE que “se dice” ronda entre los 30 y 40 millones de pesos.
Por si fuera poco, el SAT también le suspendió el sello digital porque no ha pagado los impuestos que recauda. Por ello, para regularizar el pago de sus impuestos, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) suspendió a la alcaldía de Naucalpan el sello digital para timbrar facturas, informó la Tesorería municipal en sesión de Cabildo virtual.
La situación financiera de Naucalpan es catastrófica. El informe financiero reconoce reclamos de pago que incluye mil 500 millones de pesos en sentencias sobre juicios laborales, mercantiles, civiles, administrativos, fiscales y de amparo que en el pasado perdieron en tribunales administraciones de otras facciones políticas como son el PRI y PAN.