VILCHIS, AL BANQUILLO DE LOS ACUSADOS EN CALIDAD DE INVESTIGADO LO CITA LA FGJEM

Por José Santos Navarro

Además de la ineficiencia y la mentira que provocó el caos, disturbios, violencia, bloqueos y el enojo de la población de Ecatepec por la desorganización para aplicar la vacuna contra el Covid-19, el alcalde Fernando Vilchis, no sólo perdió la confianza de su pueblo, sino que hasta la Fiscalía General de Justicia del Estado de México lo citó por abrir un centro de llenado de tanques de oxígeno en Ciudad Azteca, esto con tintes político electoreros, ya que el alcalde de Morena, busca reelegirse, pero, sin duda, sus intenciones serán un fracaso como el inicio de la vacunación para las personas de la tercera edad.
Sin duda, Vilchis Contreras buscó “montarse” en la pandemia. El Covid-19 le cayó como anillo al dedo, para utilizar la emergencia sanitaria para sus fines políticos. Anunció que el municipio de Ecatepec buscaba “comprar” vacunas, lo cual era imposible. Luego, ante el caos por conseguir oxígeno y tanques, el alcalde puso en marcha el programa “Un Respiro para Ecatepec” mediante el cual, ofrecía gratuitamente el oxígeno y rellanado de tanques, claro, buscando quedar bien con la gente en tiempos electorales.
Máximo cuando la pandemia marcó a Ecatepec como el municipio de la muerte, ya antes por la violencia e inseguridad y, ahora, por ser el más contaminado de Covid-19. Al 25 de febrero pasado la Secretaría de Salud estatal, informó que Ecatepec seguía ocupando el primer lugar en este mortal padecimiento: 2,520 defunciones, pero, la Secretaría de Salud federal, reportó que tenía otros números y, a la misma fecha dijo contabilizar 4,112 muertos. Alguien miente.
Dicen los viejos que: “A quien ahorcan en lunes, mal empieza la semana”. Y esto mismo le pasó a Fernando Vilchis, quien fue incapaz de organizar las jornadas de vacunación. Su gobierno municipal anunció que habría diez centros de vacunación para la gente de la tercera edad. Sin protocolo alguno, ríos de ancianos –hombres y mujeres- acompañados por sus familiares, llegaron a formarse desde la noche del domingo 21 de febrero, desafiando el frío, sus años y sus enfermedades. Todos con la ilusión de vacunarse y seguir viviendo.
Llegó la hora de abrir los centros de vacunación, pero, grande fue el enojo de la gente, porque de los diez centros de vacunación anunciados, sólo abrió uno. En la televisión, radio y redes sociales se pudo ver el reclamo y enojo de su pueblo, de un pueblo engañado que sólo fue utilizado para que el alcalde Fernando Vilchis se tomara la foto, pero, como dice el mismo pueblo: “le salió el chirrión por el palito”. El enojo de la gente era en contra de él.

SEGUNDO DÍA
El martes 23 de febrero con el clásico cinismo que distingue a los políticos de todos los partidos, Vilchis Contreras informó que en el primer día –lunes 22- se aplicaron más de 4 mil vacunas a personas de la tercera edad, “sin que se registraran incidentes” y no perdonó la burla, al agradecer“el orden y la organización que mostraron en todo momento los adultos mayores ecatepenses, a pesar de la gran demanda que se registró durante las primeras horas”.
Sin embargo, las palabras de Vilchis se fueron a la basura ante el enojo y el caos. Daba tristeza ver las escenas de cientos, miles de personas adultas, mayores de 60 años, en sillas de ruedas, apoyados con bastones y otros con andaderas, del brazo de algún familiar. Cobijados con la esperanza de la vacuna, con el milagro de seguir viviendo y no morir y ser parte de la estadística de la pandemia.

RECLAMO EN PALACIO NACIONAL
Ante esta situación de burla por parte del alcalde Fernando Vilchis, gente de su pueblo no guardó la debida distancia y se fue a Palacio Nacional, a la ciudad de México a preguntarle al propio Presidente de México, a Andrés Manuel López Obrador que en dónde estaban las vacunas.
Fue un instante, justo cuando López Obrador salió de Palacio Nacional
a despedir al presidente de Argentina, fue cuando un grupo de habitantes de Ecatepec gritaron al Presidente AMLO que dónde estaban las vacunas, que de diez centros de vacunación en Ecatepec, sólo funcionaba ¡uno! El tabasqueño los vio y los escucho a lo lejos. No respondió, pero escuchó el enojo. En los otros nueve centros de vacunación la gente esperaba. El gobernador Alfredo del Mazo Maza escondió la cabeza, sabía que también tiene culpa por no haber buscado la coordinación y poner a disposición de Ecatepec personal de salud estatal.

MIERCOLES 24
Ante el caos generado por la falta de competencia y elemental sentido común, del alcalde Vilchis Contreras y su gente, las manifestaciones de inconformidad y malestar de su pueblo seguía creciendo. El alcalde veía desesperado como se le derrumbaba su ambición de reelegirse en el cargo para este 6 de junio.
Sin embargo, tras los bloqueos en la avenida Central, golpes y empujones de la gente con elementos de la policía municipal, estos sí, eran muchos, más que los que vacunan. La sangre no llegó al río, pero sí la inconformidad, rabia e impotencia del pueblo se hizo sentir. Ante esta situación el municipio informó que en el transcurso del miércoles 24 ya funcionaban nueve de las diez sedes anunciadas para aplicar la vacuna anti Covid-19.
La vacuna China “Sinovac” comenzó a aplicarse en más centros y en más gente de la tercera edad. El orden mejoraba, pero seguía el enojo y la tardanza. Otro motivo de rabia general, fue cuando en algunos centros no llegó temprano la vacuna y, ante el malestar social, el alcalde tuvo la feliz ocurrencia de mover a los ancianos en patrullas de un centro a otro, para ser vacunados.
Continúa en la Siguiente Página
La gente adulta se quejaba de que los iban a dejar allá votados, que no tenían dinero para regresar ni sabían en dónde los llevarían. Las escenas eran de película de terror.

JUEVES Y VIERNES
El reclamo social y seguramente un “jalón de orejas” de Palacio Nacional, el alcalde Fernando Vilchis se puso a trabajar y olvidarse un poco de su reelección –la cual podría írsele de las manos-, ante la pésima organización para vacunar a parte de su pueblo en contra del Covid-19.
Sin embargo, prevaleció el caos y, ante la incertidumbre y el descontento, no quedó de otra. La gente de la tercera edad, con sus familiares peregrinaron a los centros donde aseguraban que sí había vacunas, todo en total desorden.

DEL MAZO
El gobernador Alfredo del Mazo Maza, también falló. Anunció con gran orgullo el inicio de la vacunación en Ecatepec, que serían tres semanas y se inmunizarían a más de 200 mil adultos mayores, pero, sólo los hicieron enojar.
Anunció que la vacuna china ya estaba lista para aplicarse en diez sedes o centros y dio la ubicación: Centro Cultural y Deportivo “Las Américas” 1 y 2, Chiconautla 3000, Multideportivo “Las Américas”, Deportivo Ejidal “Emiliano Zapata”, Parque Bicentenario “Carlos Hank González”, Centro Cívico Río de Luz, Centro Cívico “Melchor Muzquiz”, Centro Cívico “Benito Juárez” (El Chamizal), y la Universidad Estatal del Valle de Ecatepec (UNEVE).

Sin embargo, no fue cierto. Sólo comenzó a funcionar uno. Demostró y seguramente fue su intención generar este caos y enojo de la gente en contra del alcalde de Morena, a quien escatima el agua y ahora las vacunas. Vilchis debe entender el mensaje: no será fácil la reelección, el PRI quiere volver.
LA FGJEM LO CITA
La Fiscalía General de Justicia del Estado de México, terminó por echarle a perder la semana a Fernando Vilchis Contreras, alcalde de Ecatepec, quien con tintes electoreros abrió un centro de rellanado de tanques de oxígeno medicinal para enfermos de Covid-19.
Con el disfraz de un programa llamado: “Un Respiro para Ecatepec”, instalado en un parque público aledaño a la Pirámide de Ciudad Azteca, donde un presunto propietario del predio, presentó una denuncia, argumentando que el terreno de más de once mil metros cuadrados, le pertenece.
Ante las pruebas presentadas la Fiscalía General de Justicia del Estado de México citó al presidente municipal de Ecatepec, Fernando Vilchis Contreras para este lunes 1 de marzo.
Cabe señalar que cuando crece el problema de adquisición, compra y rellenado de tanques de oxígeno medicinal, ante la demanda, por la pandemia del Covid-19, el alcalde de Ecatepec tiene la gran idea político electoral de ganarse al pueblo proporcionándoles de manera gratuita oxígeno medicinal.
Para ello instaló un Centro de rellenado de oxígeno en el citado predio, pero, resultó que apareció un ciudadano de nombre Arturo Reyna Flores quien asegura y mostró papeles de que ese predio le pertenece y Vilchis lo invadió. La justicia tiene la última palabra.
Sin duda el PRI Edomex, Alfredo del Mazo Maza y el fiscal general, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, le tienen preparada esta primera “fiestecita” al alcalde de morena de Ecatepec, Fernando Vilchis Contreras, quien solito cayó en las fauces de sus peores enemigos.
Vilchis está citado en calidad de investigado por la Fiscalía de Justicia del Estado de México mediante un oficio firmado por Karina Espejel Oliva, Agente del Ministerio Público de Investigación de la Fiscalía mexiquense.

Además de la ineficiencia y la mentira que provocó el caos, disturbios, violencia, bloqueos y el enojo de la población de Ecatepec por la desorganización para aplicar la vacuna contra el Covid-19, el alcalde Fernando Vilchis, no sólo perdió la confianza de su pueblo, sino que hasta la Fiscalía General de Justicia del Estado de México lo citó por abrir un centro de llenado de tanques de oxígeno en Ciudad Azteca, esto con tintes político electoreros, ya que el alcalde de Morena, busca reelegirse, pero, sin duda, sus intenciones serán un fracaso como el inicio de la vacunación para las personas de la tercera edad.
Sin duda, Vilchis Contreras buscó “montarse” en la pandemia. El Covid-19 le cayó como anillo al dedo, para utilizar la emergencia sanitaria para sus fines políticos. Anunció que el municipio de Ecatepec buscaba “comprar” vacunas, lo cual era imposible. Luego, ante el caos por conseguir oxígeno y tanques, el alcalde puso en marcha el programa “Un Respiro para Ecatepec” mediante el cual, ofrecía gratuitamente el oxígeno y rellanado de tanques, claro, buscando quedar bien con la gente en tiempos electorales.
Máximo cuando la pandemia marcó a Ecatepec como el municipio de la muerte, ya antes por la violencia e inseguridad y, ahora, por ser el más contaminado de Covid-19. Al 25 de febrero pasado la Secretaría de Salud estatal, informó que Ecatepec seguía ocupando el primer lugar en este mortal padecimiento: 2,520 defunciones, pero, la Secretaría de Salud federal, reportó que tenía otros números y, a la misma fecha dijo contabilizar 4,112 muertos. Alguien miente.
Dicen los viejos que: “A quien ahorcan en lunes, mal empieza la semana”. Y esto mismo le pasó a Fernando Vilchis, quien fue incapaz de organizar las jornadas de vacunación. Su gobierno municipal anunció que habría diez centros de vacunación para la gente de la tercera edad. Sin protocolo alguno, ríos de ancianos –hombres y mujeres- acompañados por sus familiares, llegaron a formarse desde la noche del domingo 21 de febrero, desafiando el frío, sus años y sus enfermedades. Todos con la ilusión de vacunarse y seguir viviendo.
Llegó la hora de abrir los centros de vacunación, pero, grande fue el enojo de la gente, porque de los diez centros de vacunación anunciados, sólo abrió uno. En la televisión, radio y redes sociales se pudo ver el reclamo y enojo de su pueblo, de un pueblo engañado que sólo fue utilizado para que el alcalde Fernando Vilchis se tomara la foto, pero, como dice el mismo pueblo: “le salió el chirrión por el palito”. El enojo de la gente era en contra de él.

SEGUNDO DÍA
El martes 23 de febrero con el clásico cinismo que distingue a los políticos de todos los partidos, Vilchis Contreras informó que en el primer día –lunes 22- se aplicaron más de 4 mil vacunas a personas de la tercera edad, “sin que se registraran incidentes” y no perdonó la burla, al agradecer“el orden y la organización que mostraron en todo momento los adultos mayores ecatepenses, a pesar de la gran demanda que se registró durante las primeras horas”.
Sin embargo, las palabras de Vilchis se fueron a la basura ante el enojo y el caos. Daba tristeza ver las escenas de cientos, miles de personas adultas, mayores de 60 años, en sillas de ruedas, apoyados con bastones y otros con andaderas, del brazo de algún familiar. Cobijados con la esperanza de la vacuna, con el milagro de seguir viviendo y no morir y ser parte de la estadística de la pandemia.

RECLAMO EN PALACIO NACIONAL
Ante esta situación de burla por parte del alcalde Fernando Vilchis, gente de su pueblo no guardó la debida distancia y se fue a Palacio Nacional, a la ciudad de México a preguntarle al propio Presidente de México, a Andrés Manuel López Obrador que en dónde estaban las vacunas.
Fue un instante, justo cuando López Obrador salió de Palacio Nacional
a despedir al presidente de Argentina, fue cuando un grupo de habitantes de Ecatepec gritaron al Presidente AMLO que dónde estaban las vacunas, que de diez centros de vacunación en Ecatepec, sólo funcionaba ¡uno! El tabasqueño los vio y los escucho a lo lejos. No respondió, pero escuchó el enojo. En los otros nueve centros de vacunación la gente esperaba. El gobernador Alfredo del Mazo Maza escondió la cabeza, sabía que también tiene culpa por no haber buscado la coordinación y poner a disposición de Ecatepec personal de salud estatal.

MIERCOLES 24
Ante el caos generado por la falta de competencia y elemental sentido común, del alcalde Vilchis Contreras y su gente, las manifestaciones de inconformidad y malestar de su pueblo seguía creciendo. El alcalde veía desesperado como se le derrumbaba su ambición de reelegirse en el cargo para este 6 de junio.
Sin embargo, tras los bloqueos en la avenida Central, golpes y empujones de la gente con elementos de la policía municipal, estos sí, eran muchos, más que los que vacunan. La sangre no llegó al río, pero sí la inconformidad, rabia e impotencia del pueblo se hizo sentir. Ante esta situación el municipio informó que en el transcurso del miércoles 24 ya funcionaban nueve de las diez sedes anunciadas para aplicar la vacuna anti Covid-19.
La vacuna China “Sinovac” comenzó a aplicarse en más centros y en más gente de la tercera edad. El orden mejoraba, pero seguía el enojo y la tardanza. Otro motivo de rabia general, fue cuando en algunos centros no llegó temprano la vacuna y, ante el malestar social, el alcalde tuvo la feliz ocurrencia de mover a los ancianos en patrullas de un centro a otro, para ser vacunados.
Continúa en la Siguiente Página
La gente adulta se quejaba de que los iban a dejar allá votados, que no tenían dinero para regresar ni sabían en dónde los llevarían. Las escenas eran de película de terror.

JUEVES Y VIERNES
El reclamo social y seguramente un “jalón de orejas” de Palacio Nacional, el alcalde Fernando Vilchis se puso a trabajar y olvidarse un poco de su reelección –la cual podría írsele de las manos-, ante la pésima organización para vacunar a parte de su pueblo en contra del Covid-19.
Sin embargo, prevaleció el caos y, ante la incertidumbre y el descontento, no quedó de otra. La gente de la tercera edad, con sus familiares peregrinaron a los centros donde aseguraban que sí había vacunas, todo en total desorden.

DEL MAZO
El gobernador Alfredo del Mazo Maza, también falló. Anunció con gran orgullo el inicio de la vacunación en Ecatepec, que serían tres semanas y se inmunizarían a más de 200 mil adultos mayores, pero, sólo los hicieron enojar.
Anunció que la vacuna china ya estaba lista para aplicarse en diez sedes o centros y dio la ubicación: Centro Cultural y Deportivo “Las Américas” 1 y 2, Chiconautla 3000, Multideportivo “Las Américas”, Deportivo Ejidal “Emiliano Zapata”, Parque Bicentenario “Carlos Hank González”, Centro Cívico Río de Luz, Centro Cívico “Melchor Muzquiz”, Centro Cívico “Benito Juárez” (El Chamizal), y la Universidad Estatal del Valle de Ecatepec (UNEVE).

Sin embargo, no fue cierto. Sólo comenzó a funcionar uno. Demostró y seguramente fue su intención generar este caos y enojo de la gente en contra del alcalde de Morena, a quien escatima el agua y ahora las vacunas. Vilchis debe entender el mensaje: no será fácil la reelección, el PRI quiere volver.
LA FGJEM LO CITA
La Fiscalía General de Justicia del Estado de México, terminó por echarle a perder la semana a Fernando Vilchis Contreras, alcalde de Ecatepec, quien con tintes electoreros abrió un centro de rellanado de tanques de oxígeno medicinal para enfermos de Covid-19.
Con el disfraz de un programa llamado: “Un Respiro para Ecatepec”, instalado en un parque público aledaño a la Pirámide de Ciudad Azteca, donde un presunto propietario del predio, presentó una denuncia, argumentando que el terreno de más de once mil metros cuadrados, le pertenece.
Ante las pruebas presentadas la Fiscalía General de Justicia del Estado de México citó al presidente municipal de Ecatepec, Fernando Vilchis Contreras para este lunes 1 de marzo.
Cabe señalar que cuando crece el problema de adquisición, compra y rellenado de tanques de oxígeno medicinal, ante la demanda, por la pandemia del Covid-19, el alcalde de Ecatepec tiene la gran idea político electoral de ganarse al pueblo proporcionándoles de manera gratuita oxígeno medicinal.
Para ello instaló un Centro de rellenado de oxígeno en el citado predio, pero, resultó que apareció un ciudadano de nombre Arturo Reyna Flores quien asegura y mostró papeles de que ese predio le pertenece y Vilchis lo invadió. La justicia tiene la última palabra.
Sin duda el PRI Edomex, Alfredo del Mazo Maza y el fiscal general, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, le tienen preparada esta primera “fiestecita” al alcalde de morena de Ecatepec, Fernando Vilchis Contreras, quien solito cayó en las fauces de sus peores enemigos.
Vilchis está citado en calidad de investigado por la Fiscalía de Justicia del Estado de México mediante un oficio firmado por Karina Espejel Oliva, Agente del Ministerio Público de Investigación de la Fiscalía mexiquense.