PRI, PAN y PRD ALIANZA O PROSTITUCION ELECTORAL

No con el objetivo de ganar, sino de sobrevivir, PRI, PAN y PRD firman una coalición de pedacería política en el Estado de México. Con más hambre de poder que de orgullo e ideología, buscan seguir viviendo de las millonarias prerrogativas que da el sistema electoral mexicano. Pasan de millonarios a pepenadores de la política, demuestran que la ideología sin poder y sin dinero, no sirve de nada.
Las alianzas y coaliciones de partidos políticos se hicieron, se inventaron para mantener vivos a los partidos chiquitos, a la chiquillada, a los partidos satéliteque al aliarse con los grandes, llegaron a marcar diferencia en los resultados electorales, pero hoy, ante el cambio brusco de poder en 2018, la realidad político-electoral del país, cambió todo. El orgullo de los partidos grandes (PRI, PAN y PRD), hoy se pierde en una alianza de prostitución electoral, desesperada.
La estrategia de estos tres partidos, es no desaparecer del mapa político-electoral, el cual ha sido un gran negocio para ellos, partidos políticos que, en el poder durante años y sexenios se convirtieron en agencias de empleo, fábricas de millonarios, de generaciones de hombres y mujeres que con la religión del dinero, fueron perdiendo no sólo la ideología de sus partidos políticos, sino que también la vergüenza. Por ello, caen hoy en lo más bajo: la prostitución electorera, pero, sin duda para ellos, es mejor esta postura desesperada que la muerte política o la vergüenza de morir en tiempos de pandemia electoral.
Por ello el PRI, el PAN y el PRD, registraron ante el IEEM dos coaliciones parciales en 28 de los 45 distritos y en 74 de los 125 ayuntamientos. Mientras que Morena, PT y Nueva Alianza hicieron lo propio para competir por 75 diputaciones locales y los 125 ayuntamientos. El voto electoral ya sin despensas, camisetas, gorras y otros tiliches electoreros, pero también con decepción en muchos sectores mexiquenses, marcará el destino de la entidad más poblada del país, cuna del que fuera el poderoso Grupo Atlacomulco que, como todos los grandes imperios, nació, creció y desapareció.
El error de los partidos políticos que creció en los últimos años, fue atender y satisfacer los intereses de sus cuadros dirigentes y militantes, más no el de sus simpatizantes, el de sus representados en puebl, barrios y colonias, donde pensaron que con dádivas podrían mantenerse en el poder. Ya vieron que no.
En declaraciones reciente el líder del PAN en el Estado de México, Jorge Inzunza Armas, reconoció la necesidad de lograr una base de votos para ganar la gubernatura mexiquense en 2023. Asimismo, ofreció una disculpa a los militantes azules, subrayando que esta situación es difícil, pero, sostuvo que el objetivo final es privilegiar el interés de México.
El PRI estatal también vuelve a la vida. El pasado miércoles hubo mucho movimiento en su sede de Toluca. Gente nueva y con experiencia y el grupo de las caras de siempre, buscan la candidatura, se registraron para ir en busca de una diputación o una alcaldía. También se registraron muchos ediles que quieren reelegirse en el cargo.
El PRD es otro partido que ha ido perdiendo mucha fuerza política en el Edomex. Por ello, sin otra opción para sobrevivir, se aliaron a sus enemigos naturales, a sus rivales de toda la vida. Hoy, disfrazados todos de ovejas van por lo que les gusta, no por sus ideales: el dinero y el poder.