VILCHIS, DOBLA LAS MANOS LE PARTEN EL MUNICIPIO

Mientras que a Fernando Vilchis Contreras se le troncha Ecatepec, el municipio sigue al garete y su muy posible división es cuestión de tiempo;mientras tanto pese a tener Semáforo Naranja, que permite la reapertura de cines, parques y gimnasios, pero, también da “luz verde” el regreso de la amarga y sangrienta realidad: Inseguridad y violencia.
Por lo pronto, con el viejo truco del disfraz, bares y cantinas se están cambiando de giro, ahora serán “RESTAURANTES” sin permiso para vender bebidas alcohólicas, pero, sus inspectores saben cómo se “trabaja” por debajo de la mesa, podrán servir lo que respetable ordene.
Lo cierto es que Ecatepec no goza de cabal salud. Esta grave. Vilchis lo sabe, tanto que, en la Cámara de Diputados local, se volvió a tocar el tema de dividir en dos a Ecatepec, y hacer de Ciudad Azteca el municipio 122, quizá sólo como una estrategia para que morena tenga un municipio más y haya “hueso” para más amigos.
Durante una de las sesiones de Congreso que hubo esta semana, la diputada Azucena Cisneros Coss y el legislador Faustino de la Cruz Pérez, representantes de los distritos electorales locales VIII y XI, respectivamente, propusieron que la consulta ciudadana sobre la iniciativa para crear el municipio de Ciudad Azteca, a partir de la división del territorio de Ecatepec, se lleve a cabo en 2021.
Los diputados consideraron que la evolución de la pandemia de covid-19 impide llevar a cabo debidamente foros, reuniones o asambleas que nutran dicha consulta en lo que resta del año, por ello, enfatizó: “El proyecto para la reforma debe ser debidamente estudiado y analizado en las comisiones legislativas correspondientes y con pleno conocimiento ciudadano, evitando así tomar una decisión que se aleje de la voluntad de las y los ecatepenses”, sostuvo Cisneros.
Señalaron que la inmediatez del proceso electoral de 2021 no permite separar el tema de fondo —que es la mejora en la prestación de los servicios públicos para los habitantes de la región— de los intereses político-electorales de grupos y actores locales que, aprovechando la coyuntura, han usado indebidamente el asunto como plataforma electoral.