CRIMEN OFICIAL AMIGO INTIMO DE “EL CARTEL-FGJ”

Por GABRIEL RODRIGUEZ

TOLUCA, Méx.- A pesar de la secrecía que guarda la escoria con razón social: Fiscalía General de Justicia, a cuyo frente está Alejandro Jaime Gómez Sánchez, (a) “El Torombolo” (alias que se deja escuchar entre la “tropa” de la PDI), el caso del agente de la Policía de Investigación, adscrito a la Fiscalía de Investigación de Recuperación de Vehículos Robados, con sede en Amecameca, ERNESTO RICARDO BECERRA ARELLANO, deja entrever que este “judas” por años ha formado parte del CRIMEN OFICIAL, AMIGO INTIMO DE “EL CARTEL-FGJ”, vigente y en activo a todo lo largo y ancho del Estado de México.
Fuentes allegadas a ésta grupo delictivo oficial, considerado “VERGUENZA INSTITUCIONAL” del gabinete del gobernador, Alfredo del Mazo Maza, ha hecho de BECERRA ARELLANO un delincuente en potencia, de alta peligrosidad y un verdadero “maestro” en las materias delincuenciales, entre las que sobresalen: secuestro, robo de vehículos, fabricante de delincuentes, comprador de conciencias de ministerios públicos, de falsos testigos y contratista de “madrinas”, entre otros delitos considerados como graves en el Código Penal que rige en el Estado de México.
Ernesto Ricardo Becerra Arellano, (“El Mapache”), cuentan las fuentes (que exigieron el inapelable anonimato) cercanas a la cúpula de “EL CARTEL-FGJ”, es uno de los muchos otros policías que a pesar de delinquir quebrantando la ley y la justicia por todo el territorio mexiquense, se sienten blindados por el líder y lugartenientes de “EL CARTEL-FGJ” y por lo consiguiente se manifiestan inmunes, impunes e intocables.
Lo antes denunciado por las fuentes que no dejaron de exigir el inapelable anonimato, viene a colación a los hechos registrados en julio pasado del 2020, en el municipio de Coacalco.
En este municipio, un comando armado y “célula” de “EL CARTEL-FGJ” integrada por lo menos de 10 agentes de la Policía de Investigación y “madrinas” y cuyo líder era marrano “judas”, Ernesto Ricardo Becerra Arellano, alías “El Mapache”, a bordo de dos vehículos, un Nissan, tipo Sentra, color blanco, con placas de circulación W98AXJ, con número de serie 3N1AB ADXJ608348 y otro Jetta de color rojo Bicentenario, en el mes y año arriba citado, “levantaron” a un padre de familia, esposa e hija, ésta última de 10 de años de edad, cuando se dirigían al DIF municipal a tramitar una beca.
Las tres víctimas del comando armado, integrado por agentes de la PDI, adscritos a la Fiscalía de Investigación de Recuperación de Vehículos Robados, les fueron exigidos la cantidad de 150 mil pesos de rescate a cambio de su liberación.
Un llamado de auxilio de los familiares de los secuestrados alertó a la policía local, que se sumó al apoyo de la Subdirección Operativa Regional de Zumpango XXXIV y Guardia Nacional implementaban un operativo para la búsqueda de los dos vehículos, donde viajaban los plagiarios con sus rehenes.
A la altura de la calle de Ixtlememetlixtle, esquina con la Avenida Vía José López Portillo, con dirección al municipio de Ecatepec, tuvo lugar una fugaz persecución y balacera que culminó con la interceptación del auto Jetta, color rojo Bicentenario; minutos después eran atrapados los ocupantes del auto Sentra color blanco. El jefe de familia, esposa e hija fueron rescatados y liberados.
Durante los acontecimientos fueron asegurados seis policías y “madrinas”, de nombres: GUADALUPE XIMENA MARTINEZ MOLINA, de 28 años de edad, agente del grupo Coacalco, dependiente de la Fiscalía de Investigación de Recuperación de Vehículos Robados OCRA-Ecatepec.
MARIA EUGENIA CERVANTES GARCIA (ama de casa), LUIS ANTONIO RUBALCABA RANGEL, de 22 años (honorario de la FGJ), ALBERTO CARMONA ACACIO, de 33 años (honorario de la fiscalía mexiquense), ALFONSO LEDEZMA MORALES, de 40 años de edad.
En esta lista no figura el agente de la Policía de Investigación, ERNESTO RICARDO BECERRA ARELLANO, adscrito al grupo Nezahualcóyotl, de la Fiscalía de Investigación de Recuperación de Vehículos Robados, con sede en el municipio Amecameca, quien por cierto había sido enviado a su domicilio, para aislarse y guardar la cuarentena para evitar verse contagiado por el COVID-19.
Sin embargo esto le valió un “cacahuate” al ministerial bandolero, quien prefirió no cumplir con la cuarenta, para salir a las calles a delinquir y liderar el comando armado que llevó a cabo el secuestro de un jefe de familia, esposa e hija y cuyo jefe superior jerárquico es el nada honorable y muchos menos intachable comandante regional, WILLIAMS GUERRA ARRIAGA, mismo que arrastra un expediente del color de su piel prieta o negra dentro de las filas del CRIMEN OFICIAL, AMIGO INTIMO DE “EL CARTEL-FGJ” y de quien no se descarta que tenía conocimiento de las aterradoras pillerías de Becerra Arellano.
En próximas ediciones MI CORRESPONSAL dará a conocer pormenores de su trayectoria policiaca de GUERRA ARRIAGA, cuando éste llegó a fungir como “comanche” regional en el municipio de Tecámac y que hoy día, gracias a “EL CARTEL-FGJ”, funge con el cargo de comandante regional en la Fiscalía de Investigación de Recuperación de Recuperación de Vehículos Robados, con sede en el municipio de Amecameca.
Por otra parte el líder de “EL CARTEL-FGJ”, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, sigue empecinado en evitar quitarse el” bozal” que le permite mantener el “hocico” cerrado en el estridente caso de ERNESTO RICARDO BECERRA ARELLANO, de quien parece que dicho “puerco” se lo tragó la tierra.
La opinión pública está ávida por conocer los motivos por los cuales “EL CARTEL-FGJ”, no consignó y vinculó a proceso, al igual que a cinco de sus testaferros de ENESTO RICARDO BECERRA ARELLANO, cuando este fue capturado en el lugar de los hechos, arriba citados, por elementos de la SSEM, de Marina y Guardia Nacional y Policía Municipal de Coacalco, quienes decomisaron a los secuestradores armas de fuego de uso exclusivo del Ejército Mexicano.