ELOY PERALTA, “EL YANKEE” MODELO DE POLICIA CORRUPTO Y DE NEGRA CARRERA DENTRO DE LA FGJ

Por GABRIEL RODRIGUEZ

TOLUCA, Méx.- Cuando se creyó que ADOLFO ELOY PERALTA MORA, “EL YANKEE”, quedaba fuera de la Fiscalía General de Justicia, (quien fuera denunciado en este medio de su larga y corrupta carrera policial, en la que durante más de dos décadas ha forjado una triste, célebre y negra fama de tener vínculos con el crimen organizado), tras habérsele negado uno de sus “caprichitos”: ser Coordinador General de la Fiscalía Especializada para Combatir Delitos Relacionados con el Robo de Vehículos.
Sin embargo, todo resultaba a ser una farsa “maquinada” por el líder de “EL CARTEL- FGJ”, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, quien poco después montaba su teatro, y por enésima ocasión cubría con su manto protector a su rebelde, berrinchudo e intocable “bebito”, ADOLFO ELOY, al designarlo Coordinador General de la Fiscalía Especializada para Combatir Delitos Relacionados con el Robo de Vehículos, situación que desde ese momento generó repudio, malestar e indignación al interior de todas áreas de la putrefacta Fiscalía General de Justicia, en especial la de la Policía de Investigación, donde voces viperinas, llenas de rencor y rabieta gimieron:
“Con ADOLFO ELOY PERALTA MORA, “EL YANKEE”, es “Dormir con el Enemigo en Casa”, pues para nadie es desconocido que ésta “Vergüenza Institucional” del sistema priista, es un personaje del bajo mundo que cuenta con una mala fama de policía mañoso, el cual ha sabido mantenerse por varias décadas en diferentes cargos, pero, su principal especialidad es: corrupción, impunidad, inmunidad, tráfico de influencias, abuso de poder, entre cositas”.
“Sabemos que dentro de la FGJ, hay policías malos y buenos, pero podridos como “EL YANKEE” no hay dos. De ésta clase de policías más que “puercos” hay contados e incrustados en la Policía de Investigación, que han alcanzado el poder que los mantiene en la “silla” de una u otra fiscalía, comandancia y coordinación regional, dependiente de “EL CARTEL–FGJ”, mismo que está bajo la batuta del “barón” de la procuración de la justicia”, Alejandro Jaime Gómez Sánchez.
Como se sabe, en círculos policiacos, ADOLFO ELOY PERALTA MORA, “EL YANKEE”, fue guardaespaldas del entonces fiscal de la PGR, hoy FGR, Pablo Bezanilla, quien se vio involucrado en aquel famoso y vergonzoso escándalo de la osamenta “sembrada” en el rancho El Encanto”, propiedad de Raúl Salinas de Gortari (hermano del ex presidente de México, Carlos, de los mimos apellidos), en octubre de 1986, cuando se buscaba el cadáver del senador priista tamaulipeco, desaparecido, MANUEL MUÑOZ ROCHA (quien nunca apareció), pero, que provocó el ridículo mediático la vidente conocida como “La Paca”; se escarbó donde ella dijo se hallaban los restos de MUÑOZ ROCHA, pero, todo fue una treta oficial que quedó al descubierto.
El nombre de ADOLFO ELOY PERALTA MORA, “EL YANKEE”, salía a flote en un hecho tenebroso y maquiavélico. La entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, llamó a declarar a ADOLFO ELOY PERALTA MORA, “EL YANKEE”, donde echaba de “cabeza” a su patrón Chapa Bezanilla a quien llamaban de cariño “Chapita”.
A partir de entonces el agente de la entonces policía judicial federal, comenzó a “brillar”, gracias a su actitud de “soplón” y traidor. Chapa Bezanilla fue a la cárcel, mientras la carrera policiaca de ELOY PERALTA subía como la espuma.
A la creación de la Agencia Federal de Investigación (AFI), en el gobierno federal de “El Botas”, Vicente Fox, ELOY PERALTA, fue nombrado Jefe Regional en el estado de Sonora, donde conoció al entonces delegado estatal de la PGR (hoy FGR), José Martín Godoy Castro (RIP). Con el paso del tiempo de los años, éste último funcionario fue invitado a colaborar a la procuraduría mexiquense con el entonces procurador Alfred Castillo Cervantes, “EL SEÑOR DE LOS PUERCOS”.
En esos días y con el nuevo cargo, Godoy Castro, llamó a trabajar con él a ADOLFO ELOY PERALTA MORA “EL YANKEE”, quien ingresó a la entonces PGJEM como agente del ministerio público, pero sin ejercer el cargo de manera oficial, solo se encargaba de hacer el trabajo sucio, ordenado por sus jefes.
Fue así, como ADOLFO ELOY se fue colocando en esta mafiosa estructura, donde hoy, sin duda, es pieza clave y por ello, el actual líder de “EL CARTEL-FGJ”, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, lo protege a capa y espada, pues aquel, sabe mucho y es muy útil para “trabajar” en asuntos que a ellos les deja exquisitas y suculentas ganancias, entre las que, quizás podrían estar los “donativos voluntarios” de probables lideres y grandes capos del crimen organizado.