DEL MAZO APROVECHA EL VIRUS SACA 1,600 MDP, QUE PA’ LOS POBRES

Por José Santos Navarro

Como siempre, al viejo estilo priísta a billetazo limpio el gobernador Alfredo del Mazo Maza, aprovecha el miedo generalizado ante la presencia mortal del coronavirus (Covid-19), para llevar agua a su molino; -hasta el pasado viernes- se habían registrado 22 casos y, el mandatario estatal anunció que se destinarán 1,600 millones de pesos dizque para apoyar la economía de los más pobres. Como dijera la filósofa y maestra Elba Esther Gordillo: ¿Usted le cree. Yo no?
Sin embargo, es la prueba de fuego para el último de los priístas en el poder. El gobernador Del Mazo Maza tiene en sus manos la oportunidad de aprender a caminar solo, vigilar personalmente que los 1,600 millones de pesos en verdad lleguen al pueblo, a los más pobres, a los que votaron en contra de él en la pasada elección intermedia, donde su partido perdió más del 60 por ciento de los municipios más importantes de la entidad.
El destino lo ubica en un camino distinto al que tomaron todos sus antecesores: la corrupción. Del Mazo Maza puede hoy deslindarse de aquel pasado negro, corrupto y abusivo de una clase política de la cual él, es heredero. Hoy, la pandemia del coronavirus le ofrece la gran oportunidad de darse un baño de pureza, de limpiar su nombre y su pasado si, en verdad, esos 1,600 millones de pesos llegan sin pellizco, sin corrupción al bolsillo y a la boca de millones de mexiquenses que están por vivir una peligrosa crisis económica ante el panorama mundial de la salud que sacudió las finanzas de todos los países del mundo.
Si deja que el dinero fluya como en los viejos tiempo de la aplanadora priísta y la monarquía tricolor, entonces, quizá Alfredo del Mazo Maza esté cavando su propia tumba política. Si él no es capaz de contar con la gente honesta y de confianza que vigile y verifique que peso sobre peso llegue en verdad a los mexiquenses pobres, entonces está perdido y, en este papel, los partidos políticos y diputados locales, habrán de jugar un papel principal de vigilancia y constancia de que el dinero, los 1,600 millones de pesos, no se los robaron, ni los pellizcaron, sin que llegó constante y sonante a los más necesitados, entonces, Del Mazo Maza podría levantar la vista y ver de frente a su pueblo.
La reacción de Alfredo del Mazo fue tardía, cuando se ve que la enfermedad y la muerte se le viene encima a su entidad y al país. Cuando en Italia en menos de 15 días van más de 2500 muertos. Se da cuenta de ello, ante las críticas y oleada de comentarios negativos en contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien también tuvo que abrir la cartera para –tomarle la temperatura a los pobres-, quienes están en un auténtico dilema: o se enferman, se mueren o se quedan más pobres.
Así, luego de que AMLO anunciara la disponibilidad de 3,500 millones de pesos para enfrentar la epidemia del coronavirus, el gobernador Alfredo del Mazo, no se quedó atrás y tres días después, anunció que él también, su gobierno destinará 1,600 millones de pesos para apoyar en algo la economía de los más pobres del país, esta decisión, quizá le de buenos resultados para la elección intermedia del próximo año en que los 125 municipios están en juego y, también la cámara de diputados local. Hay mucho en juego.
Pero, también hay muchos peros. Difícil, muy difícil será que Del Mazo Maza se quite esta mancha de nacimiento que trae, es como un tatuaje de corrupción que tiene en la cara, una mancha priísta que no se quita ni con jabón, lociones ni dinero. La verdad es que la epidemia del coronavirus tiene en prueba a todos los gobiernos: al federal que encabeza el tabasqueño, el terco, el llanero solitario de Mascupana, López Obrador, al mexiquense de Alfredo del Mazo –quien carga la imagen negativa de su primo, el expresidente Enrique Peña Nieto y a todos los demás mandatarios estatales, quienes tienen en sus manos, por igual, uno de los momentos más críticos, difíciles y mortales que vive el país.
A los mexicanos la epidemia del Covid-19 nos permite poner a prueba a todos los mandatarios, a la clase política, a los funcionarios de cuello blanco, quienes deben entender que el país está en un nuevo camino, donde, quienes se equivoquen podrían quedar sepultados –políticamente- terminar su carrera o acabar en la cárcel. Del Mazo Maza tendrá que estar muy vivillo, vigilar, pedir cuentas claras y verificar que en efecto, el dinero que anunció, los 1,600 millones de pesos para apoyar la economía de los pobres en esta situación de crisis económica y de salud propiciada por el ya famoso y temido coronavirus, pandemia que registra ya, más de cinco mil muertos en el mundo en poco más de dos meses.