EL SICARIO CANTO SOBRE LA EMBOSCADA A POLICIAS

Por José Santos Navarro

Edgar Morales “N”, de 24 años de edad, El Largo, sabía que era un asesino, pero, desconocía que su trabajo como sicario fuera motivo para que en la Sedena lo tuviera registrado como objetivo institucional. Su captura y confesión pondrá en evidencia muchas cosas sucias dentro de la policía estatal mexiquense, donde, no todo es transparente y su titular, Maribel Cervantes, como el propio gobernador Alfredo del Mazo Maza, saben del dinero sucio que corre en los sótanos de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM).
La madrugada del pasado jueves 16 de mayo la Secretaría de la Defensa Nacional, informó sobre la captura de Edgar, El Largo o El Grande en la comunidad de la Unión, municipio de Tlatlaya, estado de México; el detenido confesó que la orden de emboscar a los policías estatales el pasado 28 de octubre de 2018, en que murieron cuatro policías, la dio José Dámaso alias EL 47.
Desarmado, en manos de la Justicia, Edgar, El Largo, declaró que la emboscada se perpetró como una “lección” para la policía estatal que ya se anda metiendo mucho en la zona que tiene como territorio marcado la Familia Michoacana, la cual, desde hace años domina la zona sur del Edomex. “Todos lo saben”, dijo.
Cabe recordar que siendo gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, reconoció que la zona sur de la entidad, estaba infiltrada por el crimen organizado, por el narco, extorsionadores, talamontes y hasta huachicol, pero, su gobierno y la autoridad, se mostraron omisos y dejaron crecer el problema de inseguridad que hoy, reafirma, que la zona sur de la entidad, es tierra sin ley.
Desde el gobierno de Arturo Montiel, ya se hablaba del dominio de la Familia Michoacana en la zona sur de la entidad, pero, funcionarios del gabinete declaraban que todo era un mito, que la tal llamada Familia Mexicana no existía, que eran delincuentes comunes y corrientes que se hacían pasar como miembros de esa organización delictiva.

ASESINOS DE SANGRE FRÍA
La emboscada del 28 de octubre de 2018, donde murieron cuatro policías estatales, causó gran indignación a nivel nacional, dado que los sicarios, entre ellos, el más visible fue precisamente Edgar, El Largo, quien junto con otros seis asesinos a sueldo más, grabaron un video, donde con toda la sangre fría esperaban el paso de una camioneta pick up de la policía estatal para dejarle caer una lluvia de balas de alto calibre.
Los policías que perdieron la vida fueron identificados como: Pascual Arvide, Benito Dávila Villafaña, Jesús Jair Rojas Pichardo y Fernando Velázquez Mejía. Francisco Remigio Gomez, quedó lesionado en la pierna derecha. Todos ellos tripulaban la patrulla –camioneta-, con matrícula 23073.
En el video que los sicarios subieron a las redes sociales, los matones hacían alarde de un cinismo descomunal. Advertían que no se metieran con ellos, incluso se presentaban y sonrientes todos portando sus armas largas, no tenían empacho en mostrar sus rostros. En un instante, ante la voz de alerta y de disparar, los sicarios acribillaron a los policías estatales. El policía que manejaba la camioneta perdió el control, se volcó. Afortunadamente hubo uniformados sobrevivientes quienes luego reclamaron a sus superiores, en una manifestación en Toluca, la falta de recursos, armas, parque y de tecnología para enfrentar el crimen organizado. Todo sigue igual.
Ante tanta evidencia, elementos de Inteligencia militar se dieron a la tarea de investigar esos rostros sonrientes y asesinos que se mostraron en el video. Hoy, siete meses después, cayó El Largo, Edgar, de 24 años quien podría “soltar la lengua” y dejar al descubierto cómo trabaja y quiénes son los mandos de la Familia Michoacana en la zona sur del Edomex. Tendrán que cuidarlo mucho, porque el asesino vale oro, tiene información privilegiada y, según los códigos de la mafia, podrían hacer hasta lo imposible para callarlo.
El sicario estaba bien ubicado por la Justicia, ya era investigado y le pisaban los talones. Estaba etiquetado como “objetivo institucional” por ser un delincuente peligroso, por ello, elementos de la Sedena, con datos precisos incursionaron el pasado 28 de octubre al domicilio del asesino, ubicado en el poblado de La Unión, en el municipio de Tlatlaya, donde se le detuvo.
De acuerdo a las primeras investigaciones y declaraciones de Edgar, El Largo, se afirma que participó también en el homicidio del Director de Seguridad Pública de Texcaltitlán, sin embargo serán las autoridades quienes determinen su situación jurídica.
Lo que sí dejó en claro, El Largo, es que quien dio la orden de la emboscada a los policías estatales, fue El 47, sujeto que también está considerado como objetivo institucional.
El Largo también reconoció su participación en el homicidio del director de seguridad pública de Texcaltitlan, el motivo, dijo, fue que no quiso trabajar con ellos, en este evento participaron El 47, El Calamardo y El Niño, dijo.
Refiere que el día que mataron al jefe policiaco, lo levantaron en una camioneta y quien lo privó de la vida fue El Calamardo esto mediante el uso de un arma de fuego tipo escuadra calibre 9mm.
Lo cierto es que con la captura y declaración de Edgar Morales, El Largo, saldrán a flote muchas cosas sucias al interior de la propia Secretaría de Seguridad del Estado de México, donde su titular, Maribel Cervantes debe estar muy preocupada, porque ella sabe, como se mueven las cosas en el inframundo de la policía, de la mafia y del crimen organizado.

Comentarios

comentarios