FISCALIA GENERAL DE JUSTICIA INFESTA DE PODREDUMBRE POLICIACA

Por GABRIEL RODRIGUEZ

TOLUCA, Méx.- Los dos “judas” y un “madrina, capturados la semana pasada eran parte del cártel nacido de las entrañas de la Unidad de Mandamientos Judiciales (o Aprehensiones) con sede en el municipio de Ecatepec, dedicado, a gran escala, al robo de transportes en municipios del Estado de México, lo que deja entrever que desde siempre la Fiscalía General de Justicia esta infesta de podredumbre policiaca en la que podrían estar incrustados altos y medios mandos convertidos en auténticos gángsters y líderes del “Cartel de Mandamientos Judiciales o de Aprehensiones”, organización criminal “oficial” que de no ser desmantelada lo más rápido posible por la FGJ ésta será una amenaza constante y recalcitrante para los transportistas y grandes empresas.
Una de las tiendas comerciales de prestigio, como lo es Liverpool, registró robos de infinidad de sus transportes fletados con mercancía diversa y valuada en varios millones de pesos.
Con relación a este ilícito fue el apoderado legal de las bodegas de Liverpool, ubicadas en la colonia Izcalli del Valle, municipio de Tultitlán, quien acudió a la Fiscalía del Transporte, con sede en Tlalnepantla, en razón de que haber sufrido infinidad de robos de mercancías al salir sus transportes de las referidas bodegas.
El apoderado legal de la cadena de tiendas Liverpool hizo mención en su denuncia que cuentan en su haber con videos de dos automóviles relacionado con los robos, siendo éstos de las características tipo PRIO, y el otro un VENTO.
Con estos datos se efectuó un operativo el pasado 24 de julio de 2018; y fue hasta el día 27 cuando las investigaciones dieron resultado. El automóvil APRIO entre los límites de Coacalco y Tultitlán, sobre la Vía López Portillo, fue ubicado con tres de sus ocupantes, dos de los cuales dijeron estar adscritos a la Unidad de Mandamientos Judiciales o Aprehensiones con sede n el municipio de Ecatepec. El tercero de los detenidos dijo ser “madrina” de la “UMJ o A”.
Se dijo que los ministeriales “ratas” eran efectivos de la Policía de Investigación, comisionados en el grupo de Aprehensiones o Mandamientos Judiciales, a cuyo frente está el comandante JAIME HERNANDEZ GOMEZ, “EL CABEZA DE DADO”, quien se ha ganado a pulso la mala fama de ser señalado por la “tropa” como un mando policiaco corrupto, ahora aún más GANGSTER con la captura de dos sus “judas” y un “madrina, quienes viajaban el auto APRIO.
Un detalle importante es que el auto, Nissan, tipo APRIO, con matrícula NCC-2673, y otros dos más que los policías ministeriales contaban para “trabajar” (VENTO y un FOCUS” en el robo al transporte. Estos dos últimos vehículos eran parte del “muro” y cuyos ocupantes por cada unidad, podrían rebasar el número de 15 de los integrantes del cártel con razón social “Unidad de Mandamientos Judiciales o Aprehensiones”.
Por el número de ocupantes de los tres citados vehículos (entre ellos el FOCUS, que es propiedad de la Fiscalía General de Justicia), las fuentes informativas piensan que en dicho cártel milita un gran número de policías en activo y “madrinas”, adscritos a la Unidad de Mandamientos Judiciales o Aprehensiones y de otras fiscalías y direcciones de la FGJ, cuyo único jefe es Alejandro Jaime Gómez Sánchez.
Precisan las fuentes:
“De los automóviles VENTO y FOCUS, se sabe hasta el momento, que aun no han sido “localizados” por la Fiscalía General de Justicia; ambos vehículos se encuentran “desaparecidos”.
Hay que señalar que durante la captura de los policías ministeriales ISRAEL DAVID MARTINEZ ROSAS, ALEJANDRO GARCÍA SANCHEZ (con cargo de comandante), y del “MADRINA” de nombre ALEJANDRO PEREZ GARCIA, se les decomisaron armas de fuego, de grueso calibre, algunas de ellas, propiedad de la Fiscalía General de Justicia.

EL “PENACHO DE BARRIENTOS” NUEVAS OFICINAS DE LOS HOY REOS POR ROBO CON VIOLENCIA
Tras su detención, los dos “tiras” y su “madrina”, fueron puestos a disposición del agente del ministerio público de la Fiscalía de Robo al Transporte, quien días subsecuentes consignó al “Penacho de Barrientos”, en Tlalnepantla a ISRAEL DAVID MARTINEZ ROSAS, ALEJANDRO GARCIA SANCHEZ y ALEJANDRO PEREZ GARCIA, por varios delitos, entre ellos, robo con violencia.
Estos hace suponer que con las pruebas (videos) presentadas al representante social, el juez correspondiente dictará una sentencia condenatoria en contra de los Policías de Investigación y “madrina” que hará a los ahora reos pasar entre rejas largos años de su vida por ser unos verdaderos bandoleros en el robo al transporte.

UNIDAD DE MANDAMIENTOS JUDICIALES DE LA FGJ, CARNAVAL DE CORRUPCION
En la edición número 530 del lunes 24 de agosto de 2015 el Semanario MI CORRESPONSAL publicó el siguiente encabezado LA UNIDAD DE MANDAMIENTOS JUDICIALES DE LA FGJ, CARNAVAL DE CORRUPCION.
Los sumarios de la información que líneas adelante este rotativo transcribirá rezaban:
+La Unidad de Mandamientos Judiciales requiere una limpia a fondo, una fuerte sacudida, purga para que salga toda la cochinada
+ El comandante Juan Pozos Cervantes con apenas cuatro años de haber ingresado a la entonces procuraduría, hoy fiscalía mexiquense, ostenta este cargo gracias a su poderoso padrino
La nota, fechada en Toluca, dada a conocer por el compañero J. MARTIN PONCE R. iniciaba citando:
La Unidad de Mandamientos Judiciales dependiente de la entonces Procuraduría Mexiquense, dependencia que hoy ostenta la razón social Fiscalía General de Justicia, se ha convertido en nido de policías que tienen vínculos con el crimen organizado, no obstante ello, el titular de la institución, ALEJANDRO JAIME GOMEZ SANCHEZ, permite que esta importante área en la procuración de justicia cambie constantemente de altos mandos quienes sólo llegan a despacharse con la cuchara grande de la corrupción.
La función de esta Unidad de Mandamientos Judiciales es dar cumplimiento a las órdenes de aprehensión y presentación giradas en contra de personas y presuntos delincuentes, pero, sucede que las órdenes de aprehensión se han convertido en un jugoso negocio, pues los policías ministeriales y jefes de grupo solapados y protegidos por altos mandos, venden estos mandamientos judiciales al mejor postor.
Esto es, cuando un juez emite una orden de aprehensión en contra de determinadas personas, por equis delito, sucede que los agentes ministeriales buscan y localizan a las personas involucradas en los presuntos delitos, de acuerdo a la acusación, se pueden negociar a buen precio las órdenes para que el presunto no sea puesto a disposición del juez que reclama su aprehensión.
Desde hace muchos años esta área de la procuración de justicia se ha convertido y esta convertida hoy día, en un excelente mercado donde se vende y se prostituye la justicia al mejor postor, pues incluso aunque la orden no sea vigente que haya prescrito de todos modos deja buena ganancia, pues los policías ministeriales abusan de la ignorancia de la gente o, simplemente incurren en abuso del poder, lo cual está calificado como un delito de los servidores públicos.
El reportero puntualiza en la nota:
MI CORRESPONSAL conoció que en los últimos meses la Unidad de Mandamientos Judiciales registra muchos cambios de altos mandos, precisamente por toda esta corrupción, si embargo el procurador o fiscal general de Justicia, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, cerrado de ojos ciegos, sólo pone curitas cuando lo requiere la Unidad de Mandamientos Judiciales es una limpia a fondo, fuerte sacudida, purga para que salga toda la cochinada, pero, no se atreve a dar este paso, por lo cual se considera que también a él le llega parte de esa jugosa ganancia.
Al asumir al cargo Gómez Sánchez el director de la citada Unidad era Hugo Roberto Flores Vasconcelos, sin embargo, éste se vio involucrado en algunos “bailes” y en la descarada protección que dio al comandante Ariel González Loyola, entonces jefe de grupo de dicha Unidad, adscrito a San Agustín, en Ecatepec.
En aquel entonces González Loyola, , en estado etílico y presuntamente drogado disparó su arma de cargo y lesionó de un balazo a una niña, quien perdió un ojo, estos hechor ocurrieron en la delegación Ixtacalco, de la Ciudad de México, todo ello fue lo que originó la caída del comandante Flores Vasconcelos.
En su relevo llegó el comandante Guillermo Silvestre Cavazos Sánchez, quien también muy pronto dejaría el cargo, al desnudar su pasado y comprobar que tenía nexos con el crimen organizado. Fue debut y despedida. Así de éste tamaño y “prestigio” es la gente que llega a la Unidad de Mandamientos Judiciales.
Actualmente la Unidad se encuentra bajo las órdenes del comandante Juan Pozos Cervantes, un policía con apenas cuatro años de haber ingresado a la procuraduría mexiquense, pero gracias a un poderoso “padrino” hoy ostenta ese importante y lucrativo cargo.
En cuanto a coordinadores regionales se refiere durante los últimos meses han desfilado por el cargo personales de negro historial como es el caso del comandante Aureliano Castillo Valdés, “El Borregón”, quien fuera designado coordinador regional en Tlalnepantla el 17 de abril de 2015, pese a estar identificado en la misma procuraduría mexiquense como un consumado secuestrador y quien fuera detenido por sus propios compañeros el 34 de mayo del 2013, luego de privar de su libertad a una persona a cuyos familiares exigía 800 mil peso como rescate.
Castillo Valdés estuvo preso durante 8 meses en el penal de Santiaguito, sin embargo el procurador Gómez Sánchez avalo el nombramiento. De todos modos tampoco duró en el cargo.
Quien ocupa hoy su lugar es el comandante JAIME HERNANDEZ GOMEZ, “EL CABEZA DE DADO”, de quien según trascendió fue dado de baja de la corporación años tras porque resultó positivo en el antidoping, debido al consumo de drogas.
Este jefe policiaco ocupo este cargo en tres ocasiones: la primera en el 2011, hasta que fue removido a mediados del año siguiente. En el 2013 lo volvieron a nombrar coordinador de Aprehensiones y seis meses más tarde fue cambiado como resultado de una fuerte extorsión a un ciudadano.
Posteriormente lo mandan como castigo al área de Juicios Orales, en Atizapán de Zaragoza, y enseguida a un grupo especial en Toluca, hasta que ahora con un nuevo “padrino” es el más reciente coordinador regional de la Unidad de Mandamientos Judiciales en Tlalnepantla.
En el 2018 el pusilánime y fullero comandante corrupto, JAIME HERNANDEZ GOMEZ, “EL CABEZA DE DADO”, se mantiene desde hace varios meses con el cargo de coordinador regional de la Unidad de Mandamientos Judiciales, en Ecatepec, por lo que no se descarta que sea uno de los principales líderes, junto con otros altos y medios mandos, del “Cartel de la Unidad de Mandamientos Judiciales”, dependiente de la Fiscalía General de Justicia que con pies de plomo y secrecía emprenda las investigaciones en torno a este espinoso asunto ya que a estas alturas debe de contar con nombres de otros integrantes de la organización criminal “oficial” conformada por Policías de Investigación y “madrinas”; estos últimos identificados en la jerga del hampa policiaca como ministeriales falsos, postizos y usurpadores de funciones, “izquierdos”, “16´S”, soplones, los pone dedos, los pone asuntos, etcétera, etcétera.
Fuentes allegadas a la FGJ finalmente añadieron, no sin antes exigir el inapelable anonimato:
“Este caso aún no está cerrado. Dentro del mismo hay mucha mierda que limpiar y barrer por parte del Fiscal General de Justicia, Alejandro Jaime Gómez Sánchez.

Comentarios

comentarios