AJUSTICIAN A EX DIRECTOR DE LA “PEJOTA”

EN LO QUE VA DEL 2018 SUMAN CUATRO JEFES POLICIACOS ASESINADOS
DOS MAS SE DEBATEN ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE, UN TERCERO RESULTO ILESO

 

Por GABRIEL RODRIGUEZ

Toluca, Méx.- Con el ajusticiamiento del ex director de la policía ministerial mexiquense, Miguel Angel Ocaña Loranca, suman cuatro altos y medios mandos de la Fiscalía General de Justicia, lo que avala que existe una guerra al interior de la institución, donde el control de los grupos criminales deja millonarias ganancias de dinero sucio. EL fiscal general, Alejandro Jaime Gómez Sánchez demuestra que está ciego o es cómplice.
En sus tiempos de alto mando en activo (ex director de la “Pejota”, se le relacionó con el crimen, cuando la entonces PGJEM, el titular era Abel Villicaña Estrada el “FGJ cal de Hojalata”, justo en su administración floreció la delincuencia organizada, en todo el Estado de México, principalmente en los municipios ios de Naucalpan, Ecatepec , Izcalli, y Coacalco, entre otros que son entre otros donde predomina la inseguridad y la violencia.
Esta guerra sucia al interior de la FGJ tiene un saldo rojo de siete policías ministeriales que han sido objeto de diversos atentados en los cuales cuatro ellos perdieron la vida y tres lograron sobrevivir aun cuando dos resultaron lesionados de gravedad, cuando un tercero resultó ileso: José Guillermo Portocarrero Caneda, Roberto Carlos Jiménez Sánchez y Javier Calderón Garnica, respectivamente.
Esta misma guerra es herencia de los cinco procuradores, Arturo Aguilar Basurto, Jorge Reyes Santana, Gerardo Sánchez y Sánchez, Alfonso Navarrete Prida, Abel Villicaña Estrada, Alberto Bazbaz Sacal, Alfredo Castillo Cervantes, Miguel Angel Contreras Nieto y finalmente el flamante fiscal general Alejandro Jaime Gómez Sánchez, quienes en su tiempo eran los dueños de la de justicia bajo el auspicio de sus respectivos gobernadores.
La corrupción e impunidad son la clave para que hoy la dependencia esté sumida en este enfrentamiento de intereses donde el dinero sucio es abundante.

AJUSTICIAN A OCAÑA LORANCA
El 30 de mayo de 2018, en la agencia del ministerio público de Naucalpan se presentó un elemento de la policía municipal a efecto de hacer del conocimiento del hallazgo de un cuerpo sin vida de Miguel Angel Ocaña Loranca, el cual se encuentra en el interior de un vehículo Mercedes Benz, tipo A-4, color gris plata, placas de circulación PZC-6869.
El automóvil presenta varios impactos de un arma de fuego. Los hechos se registraron en la Avenida Panorámica, colonia Los Arcos, municipio de Naucalpan.
Posteriormente personal de la Fiscalía General de Justicia, se presentó en el escenario de la ejecución de quien fuera director de la Policía Judicial del Estado ded México, Miguel Angel Ocaña Loranca, a fin de practicar las diligencias pertinentes, cuyo sello es peculiar de sicarios integrantes de la delincuencia organizada.
Hipótesis de altos y menados de la Policía de Investigación, cuyo encargado es el coordinador general, Iván Jacobo Martínez Gutiérrez, quien el ajusticiamiento, junto con el fiscal general, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, representa un “barril de pólvora” que en algún momento podrá generar un reguero de muertos por los suburbios de Naucalpan. La Fiscalía General de Justicia debe de resolver dado a que el asunto aún está “calientito”.
Las fuentes señalaron que el ahora extinto ex director de la Policía Judicial del Estado de México, Miguel Angel Ocaña Loranca, por la manera de haber sido encontrado ejecutado a bordo de su Mecedes Benz, color gris plata, se presume que esperaba a una o dos personas, dado a que el vehículo se hallaba estacionado.
El o ellos eran conocidos por Ocaña Loranca, quien en los momentos del ataque se encontraba sentado al volante de su vehículo MB estacionado y con los cristales de las ventanillas delanteros debajo.
Sólo una gente de sus confianzas pudo haber “acostado” al ex director de la “Pejota”, quien fue privado de la vida por los sicarios con toda la calma y tranquilidad, utilizando armas de fuego de grueso calibre. Ocaña Loranca estaba a unos minutos de llegar a su hogar.

NAVA DEL RIO EJECUTADO
En el mes de marzo de 2018, el comandante José Carlos Nava del Río, es ejecutado por sicarios del servicio del crimen organizado.
Cuando Nava del Río estaba por llegar a su casa, ubicada en la calle Teotihuacán y Lázaro Cárdenas, colonia San Pedro Xalostoc, municipio de Ecatepec.
Uno de los sicarios, que se hallaba oculto ve cruzar la calle y cuando se acerca a una corta distancia y le dispara en varias ocasaiones al mando policiaco por la espalda; luego de ello el asesino remata con uno o dos disparos en la cabeza a su víctima y huye junto con su testaferro que le cubre la huída.
Días después el criminal es capturado y confiesa pormenores de la ejecución del ministerial. En la calle de Acueducto, a la altura del número 15, colonia La Panorámica, municipio de Ecatepec, es detenido Clemente Pérez Cruz, de 37 años de edad, ex convicto del “Penacho” de Tlalnepantla, quien dijo que un comando que viajaba en dos camionetas negras, cuyos ocupantes lo levantaron, bajo amenazas de matar a su familia a cambio de eliminar a una persona de la cual le dieron un boceto y mil pesos. Este como otros detalles hacen pensar a la opinión pública que la Fiscalía General de Justicia busca “chivos expiatorios” para “resolver” crímenes rimbombantes.

EJECUTAN A JOSE LUIS MENDOZA ESPINOZA
El 12 de abril del año en curso, en el municipio de Cuautitlán Izcalli, a las afueras de su domicilio y a bordo de su patrulla, es ejecutado el que fuera subdirector de Homicidios y ex director de Despliegue Regional de la Policía de Investigación, José Luis Mendoza Espinoza.
Mendoza Espinoza iba en compañía de su escolta, Omar Orlando López Arredondo, quien fue alcanzado por la serie de disparos que le hicieran con sus poderosas armas de fuego los asesinos.
Por la forma en que se dieron ambas ejecuciones de los policías ministeriales, se presume que ambos fueron puestos en “bandeja de plata” por integrantes de los grupos antagónicos que se disputan encarnizadamente el poder al interior de al Fiscalía General de Justicia.
Ambos homicidios, a la fecha las investigaciones no tienen pies ni cabeza, que dejan entrever que la FGJ sigue empecinada en demostrar su ineptitud y holgazanería para resolver el estridente doble homicidio.

AL COMANDANTE REGIONAL, ISRAEL SOTELO CORONA ALGUIEN DE L FGJ LO PUSO
La noche del 22 de marzo de 2018, el comandante de la Fiscalía Regional de Cuautitlán Izcalli, Israel Sotelo Corona, es ejecutado de manera similar que el jefe policiaco y su escolta, José Luis Mendoza Espinoza y Omar Orlando López Arregondo.
Sotelo Corona, aproximadamente a las diez de la noche, salió de su oficina, ubicada en la Fiscalía Regional de Cuautitlán Izcalli, para dirigirse al estacionamiento de la institución para abordar su patrulla.
Tras ponerse al volante de la unidad vehicular, propiedad de la FGJ, puso en marcha su patrulla enfilándola hacia la salida del estacionamiento a vuelta de rueda.
Justo a la altura de la “pluma” que subía para darle el paso a la patrulla de Sotelo Corona y así poder dejar tras de sí las instalaciones del estacionamiento.
Este fue el momento que uno o dos gatilleros se acercaron a la puerta del conductor para indicarle “jefe ya te vas”, a lo que aceptó el ahora occiso con un sí.
Los pistoleros, en el acto disparaban a corta distancia sus pistolas. Los balazos penetraron en la cabeza y otras zonas de su anatomía.
Sobre el caso, la Fiscalía General Justicia se ha hecho tonta y olvidadiza en el esclarecimiento de la ejecución del comandante regional, Israel Sotelo Corona, en vida fue muy allegado a la coordinación general de la Policía de Investigación, a quien está al frente Iván Jacobo Martínez Gutiérrez.

MAYO MES DE RACHA DE ATAQUES VS MANDOS
El mes de mayo para la Fiscalía General de Justicia se tornaba de desafíos por parte de los grupos delictivos que ante las ejecuciones de altos mandos de la “Pejota” La FGJ representa simplemente un “pelele”, desafío o burla para la delincuencia organizada.
Un caso que avala lo anterior es el atentado sufrido el coordinador de la Policía de Investigación, con sede en Naucalpan, a las puertas de su domicilio, enclavado en uno de los suburbios del municipio de la tierra del “Coyote Hambriento” (Netzahualcóyotl).
El comandante Javier Calderón Garnica resultó ileso durante el ataque a tiros, cuando bajó de su patrulla para regresar a su hogar a recoger el gafete que había olvidado.
Fue en este momento cuando dos sujetos que viajaban en una motocicleta abrieron fuego contra la patrulla del jefe policiaco que estaba estacionada y con los vidrios polarizados arriba.
Tras la ráfaga de tiros, los agresores continuaron en su escape, pensando que habían matado al mando dentro de su patrulla.
Las detonaciones el jefe policiaco salía de su casa para solo observar que quienes lo quisieron matar dentro de su patrulla ya habían escapado. Javier Calderón Garnica resultaba sano y salvo del fallido atentado.

LESIONAN AL COMANDANTE REGIONAL DE VALLE DE BRAVO
José Guillermo Portocarrero, comandante regional desde 2016, fue objeto de un atentado al ir llegando a su domicilio, sito en la calle de Josefa Ortiz de Domínguez, colonia Nueva Aragón, municipio de Ecatepec.
Fue el 26 de mayo de 2018, aproximadamente a las cero horas, dos delincuentes de complexión robusta y corte de tipo militar, lo abordan bajo amenazas de muerte, lo despojan de una camioneta Lobo, color blanca, Ford F-150, placas de circulación LA-29238, vehículo propiedad de la Fiscalía General de Justicia.
El jefe policiaco lograr desenfundar su arma de fuego de cargo, misma con lo que trata de repeler, aún cuando sufrió varios balazos.
La pistola, propiedad de la FGJ, le es robada a Portacarrero Candeda, quien a causa de los disparos, en abdomen, pelvis y pelvis es trasladado para su atención médica al hospital José María Rodríguez, el cual se ubica en Leona Vicario, colonia Valle de Anáhuac.
Sobre los autores de los hechos, la Fiscalía General de Justicia, no sabe nada y sobre todo se tiene la plena certeza que la dependencia ni siquiera hará nada, que de hacerlo tendrá que buscar un “chivo expiatorio” para que ante la opinión pública intente limpiar su nombre como es su costumbre.
De la patrulla como de la pistola, propiedad de la podrida FGJ no se sabe su paradero.

COMANDANTE DE LA FISCALIA REGIONAL DE NEZA ES HERIDO
Roberto Carlos Jiménez Sánchez, Policía de Investigación de la Fiscalía Regional de Netzahualcóyotl, comandante del Grupo de San Vicente Chicoloapan, a finales del mes de mayo de 2018 fue lesionado de varios disparos que hicieron impacto en brazo derecho, en homoplato del mismo lado y en el paladar de la boca.
Según informes de fuentes allegadas a la Fiscalía General de Justicia, a través de familiares, entre ellos Enrique Jiménez Sánchez, de 35 años de edad, dijo a los representantes de la ley que al ir circulando a bordo de su vehículo de la marca Honda, tipo City, modelo 2018, placas de circulación NFG-6140 por el Circuito Exterior Mexiquense, es interceptado por varios sujetos, sin saber a qué altura.
Cuenta el hermano del agente de la FGJ, Roberto Carlos Jiménez Sánchez, quje ignora hacia donde se habían llevado a su consanguíneo, aún cuando iba herido.
Los autores del levantón y de lesiones proferidas, según el testigo, Roberto Carlos fue localizado a la altura de la caseta de cobro de Jorobas, siendo auxiliado por elementos de la policía estatal y trasladado al hospital del ISSEMYAM de Ecatpec.
El elemento de la Fiscalía General de Justicia, en el nosocomio fue entubado por las lesiones que presenta-
Este, como el caso de Portocarrero Caneda, la FGJ debe tratarlos con “pinzas” para no ser objeto de burla o mofa de parte de “sagaces y astutos” sabuesos de la Policía de Investigación.
Por lo antes descrito queda en claro que la racha desatada por el crimen organizado contra la policía ministerial mexiquense exhibe a la FGJ como la institución donde su titular solo es líder del “circo, maroma y teatro”, del pueblo mexiquense.
Ahora que elemento o comandante regional forma parte de la “lista de la muerte” … del crimen organizado.

Comentarios

comentarios