TULTITLAN, “FILON DE ORO NEGRO”, AGENTES FEDERALES DESMANTELAN BANDA DE POLICIAS LADRONES DE HIDROCARBUROS;

La organización criminal solo daba de alta entre sus filas a “Poli-Simios” con “placa”, mismos que utilizaban armas cortas y largas, así como uniformes y patrullas para efectuar la “ordeña” de combustible de una toma clandestina, enclavada en esta localidad, donde la ingobernabilidad está presente y es palpable
Por tal motivo no se descarta en ningún momento que en el turbio negocio podrían estar metidos hasta el “cogote” genízaros del desprestigiado y vilipendiado gobierno municipal de Adán Barrón Elizalde, cuya creación y formación se la debe al partido vetusto, rancio y corrupto: PRI-ESTATAL

 

Por GABRIEL RODRIGUEZ

TULTITLAN, Méx.- La incompetencia, ineptitud, impunidad y corrupción que ha sacado a relucir el alcalde del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Adán Barrón Elizalde, “El Cañandonga”, durante su administración, ve como su gobierno se le “desmorona en sus manos”; la criminalidad y delincuencia organizada lo aprovechan para perpetrar delitos de alto impacto que se dan cotidianamente de manera alarmante y estridente en esta localidad.
Fuentes allegadas al cabildo y a la Presidencia Municipal de Tultitlán, señalaron lo anterior, para agregar enseguida, no sin antes exigir el inapelable anonimato:
“Ello es palpable y visible en la administración de Barrón Elizalde, luego de las acciones gangsteriles en que se han visto involucrados en los últimas semanas un sinnúmero de “Poli-Simios”, asesinos y mucho otros que pudieran estar inmiscuidos en el robo de hidrocarburo en complicidad con genízaros de otros municipios aledaños y de la Secretaría de Seguridad del Estado de México”.
“Estas acciones delincuenciales demuestran que en el gobierno de Barrón Elizalde, no hay orden ni mucho menos control. La administración del alcaldes priista esta fuera de borda y sin timón”.
Las fuentes añadieron:
“Este tipo de políticos nonatos son los que hacen ver mal al PRI ante el pueblo tultitlense, quien tal parece, que ya no tiene confianza en sus gobernantes; un ejemplo de ello es la ex presidenta municipal, Sandra Méndez Hernández, “La Reina del Cártel de Tultltlán”, que durante su gestión, creó una policía temida y siniestra en el Estado de México y puso en bandeja de plata el municipio al crimen organizado, donde la violencia y la ex presidenta, desde entonces sostuvieron terrífica “luna de miel” que podría llegar a su fin cuando Barrón Elizalde deje de gobernar esta localidad”.
En la edición 653 el Semanario MI CORRESPONSAL publicaba en su portada el siguiente encabezado:
EN EL GOBIENRO DE ADAN BARRON
Y como sumario:
Existen con frecuencia los peores criminales
Los más temibles psicópatas dentro de la policía
La nota citaba:
El gobierno del alcalde del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Adán Barrón Elizalde, “El Cañandonga”, hoy es conocido como la “Sección Amarilla”, donde se encuentran con frecuencia los peores criminales y los más temibles psicópatas, precisamente, en la policía, enclavada en la región denominada “Lugar Entre Tules”.
En los últimos años el cuerpo policiaco, que manejo a su antojo José Reyes Hernández, que hizo de la gran mayoría de elementos que lo conformaban temibles y psicópatas policías. Actualmente la Comisaría es cantera del crimen organizado.
Tultitlán, uno de los municipios más temidos y siniestros a raíz de sus policías bandidos y matones, sale a relucir la captura de dos de sus “Poli-Simios” como presuntos responsables del crimen de un hombre, al que después su cuerpo abandonaron en la Avenida Emiliano Zapata, en “La Catedral de la Pirotecnia” (Tultepec) en una de las calles del aterrador municipio gobernado por el “flaco, ojeroso, cansado, y sin ilusiones políticas, Adán Barrón Elizalde, “El Cañandonga”.
La Fiscalía General de Justicia emitió un boletín de prensa, donde informó que Policías de Investigación llevaron a cabo en un operativo en las instalaciones de la Policía Municipal de Tultitlán, donde detuvieron a Alfonso “N” de 29 años de edad y Anastasio “N” de 53 años.
El dúo de policías municipales, por el presunto delito de homicidio, pasaron a formar parte de la población carcelaria del penal de Cuautitlán-México.

ADAN BARRON ALCALDE “CIEGO, SORDO Y MUDO”
Otro caso que levanta ámpula, molestia y repudio contra el gobierno municipal de Adán Barrón Elizalde, es el que puso al descubierto la Procuraduría General de la República a través de trece elementos a bordo de las unidades Econoline 249-YEA y Express 413-WZT en apoyo al comisario David Bernal Chávez, perteneciente a la Dirección General de Investigación de Delitos Federales de la Coordinación de Investigación de Campo, salieron con destino al Parque Industrial, Tultitlán de Mariano Escobedo, donde llegaron a las 01:15 horas del día 13 de enero del año en curso.
Lo anterior para apoyar en la cumplimentación de la orden cateo 04/2018, suscrita por el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de México con residencia en el municipio de Netzahualcóyotl, relacionado con el ROBO DE HIDROCARBURO (TURBOCINA).
Momentos antes de arribar al Parque Industrial, los elementos se percataron de dos vehículos sospechosos, por lo que procedió a marcarles el alto para una revisión de rutina a los ocupantes, como al vehículo Nitro, color gris, placas de circulación MNX-2464, del cual descendió una persona del sexo masculino, quien portaba un radio de comunicación y a una camioneta Town-Country, color gris con matrícula MJP-9466, de la cual bajo un hombre y una mujer, hallándose dentro del vehículo un uniforme de Policía Municipal.
Los tres detenidos dijeron llamarse Jonathan Lorenzo Ríos Torres, de 25 años (chalán), Maricela Gómez Jiménez de 31 años y Juan Carlos Moncadas Fuentes, de 32 años.
El comisario David Bernal Chávez y elementos tras su arribo al Parque Industrial, detectaron una toma clandestina, una pipa con placas de circulación 17-UB-7S, además se encontraron dos patrullas, una de Seguridad Ciudadana Municipal, placas SCM-137 de Cuautitlán y otra de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM) matrícula 20899, con cinco uniformados quienes portaban sus armas de cargo (cinco armas cortas), quienes responden a los nombres de:
Bruno Juárez Reyes, de 35 años, adscrito a LA Policía Municipal de Cuautitlán.
Rubén Granados Flores de 47 años, adscrito al Segundo Agrupamiento-Tultitlán de la Secretaría de Seguridad del Estado de México.
Julio César Ruíz Trejo de 36 años, perteneciente a la Comisaría de Seguridad Pública de Cuautitlán.
Paola Patlan Montes de 38 años, adscrita al Segundo Agrupamiento-Tultitlán, de la Secretaría de Seguridad del Estado de México.
Y Rito Hernández de 44 años de 44 años, adscrito a Valle Cuautitlán-Tultitlán, de la Secretaría de Seguridad del Estado de México.
Los detenidos y vehículos (entre estos un tracto-camión cabina roja, con placas de circulación 34-AE-4X y un tonel blanco 17-UB-75 con capacidad de 30000 litros aproximadamente al 90 por ciento de su capacidad al parecer turbosina) fueron puestos a disposición del agente del ministerio público de la Federación.
Lo antes señalado, es muestra clara que el gobierno tultitlense, se hace el “ciego, sordo y mudo”, de lo que acontece en la región.

Comentarios

comentarios